SECCIONES DENoticias

Paguen pruebas de ADN si quieren recuperar a sus hijos: Gobierno de Trump a madres inmigrantes

Azteca América Azteca América

11 de julio de 2018, 07:43 hrs

Imagen, reuters

Familias liberadas de centro de detención reaccionas cerca de una depósito de autobuses en McCalle, Texas. Imagen: Reuters

La Administración Trump ha perdido las riendas de las reunificaciones entre niños y padres inmigrantes separados en la frontera e incluso algunos agentes presuntamente podrían estar cometiendo delitos federales.

Según un reporte del Daily Beast, los agentes federales que se encargan de reunir a las familias separadas a partir de pruebas de ADN han, supuestamente, pedido a los mismos padres pagar por sus pruebas. 

Por otra parte, las aplicaciones de las pruebas de ADN no son administradas por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, sino por una compañía privada y ésta es quien pidió a los inmigrantes que pagaran por su prueba si querían reunirse otra vez con su hijo. 

El Daily Beast reportó que han sido cuatro mujeres quienes reclamaron que los agentes del Gobierno cobraron las pruebas de ADN.

Rubén García, director del refugio Annunciation House, donde residen las cuatro mujeres a quienes se les pidió pagar su propia prueba de ADN, dijo que “ninguna tiene el dinero, por lo que nos tocará a nosotros contraatacar con eso”.

Gobierno de Trump, ni cerca de reunir a familias que separó antes de fecha límite

La Administración de Donald Trump, con su política “cero tolerancia”, provocó la separación de familias, la que causó que hasta más de 4,000 niños fueran separados, contando aquellas cifras no oficiales desde octubre del 2016, cuando la separación de familias inmigrantes era parte del programa piloto.

Desde esos momentos, se mostró que el Gobierno federal no había planeado ninguna medida que garantizara la reunificación de los niños con sus padres. Ahora, esta improvisada manera para intentar reunir a los niños con sus padres demuestra que en realidad no tenían ni idea de como reunirlos después de haberlos separado.

El juez federal de California, Dana Sabraw, emitió una orden de que la Administración de Trump tenía que reunir a los niños menores de cinco años en quince días, esto es, la fecha límite era el pasado 10 de julio; y a los mayores de cinco años, en 30 días, que se cumplen el próximo 26 de julio.

La Administración de Trump sólo reunió a 38 de los 102 niños menores de cinco años separados de sus padres antes de la fecha límite.