SECCIONES DENoticias

"Ahora sabemos lo que es sufrir": Pueblo mexicano que perdió todo en el terremoto despliega solidaridad con la caravana migrante

Azteca América I Reuters Azteca América I Reuters

31 de octubre de 2018, 06:35 hrs

caravanaLa primera caravana migrante ha recorrido el trayecto de Honduras hasta el suroeste mexicano a pie desde el 13 de octubre. Imagen: Reuters

Una pausa en el éxodo centroamericano

La primera caravana migrante planea pausar su trayectoria a Estados Unidos este miércoles para descansar en la ciudad mexicana de Juchitán, Oaxaca. Exhaustos tras días de caminar casi sin parar, los migrantes de la caravana, que salió de Honduras el 13 de octubre pasado tiene la esperanza de organizar una forma de transporte que lleve a los inmigrantes al norte, cerca de la frontera con Estados Unidos, donde muchos pedirán asilo.  

El martes en la noche la caravana migrante llevó a cabo una asamblea en la que se eligió a un comité designado para negociar con las autoridades mexicanas un “plan puente” que les brinde autobuses para que puedan llegar, por ahora, a la Ciudad de México

Las autoridades mexicanas no han respondido a su petición. 

Entérate de todo lo que necesitas saber para votar en elecciones intermedias de noviembre

La solidaridad de un pueblo desafía el odio de Trump

Un empobrecido pueblo casi destruido por un sismo en 2017 dio la bienvenida esta semana a miles de migrantes centroamericanos exhaustos y hambrientos que integran una caravana en dirección a Estados Unidos, en un silencioso desafío al presidente Donald Trump, quien no ha dejado de atacar a los migrantes con acusaciones infundadas.

El lunes, día en que Trump ordenó a 5,200 tropas sellar la frontera con México, los residentes del sureño pueblo de Niltepec, quienes aún viven entre los escombros que un día fueran sus viviendas, se preparaban para recibir a los migrantes con sopa casera, medicinas e incluso pañales para niños.

"Nosotros desearíamos tener un espacio digno para ofrecerles a nuestros visitantes", dijo Zelfareli Cruz, presidenta municipal de Niltepec.

Mientras Cruz hablaba, miembros de la caravana usaban bolsas de basura como tiendas de campaña en la plaza principal. Los edificios alrededor mostraban grietas y daños causados por el terremoto de magnitud 8.2 que azotó la región en septiembre de 2017.

Entérate: Gobierno de Trump inventa "alarma migratoria" para ganar elección intermedia

De las 1,720 viviendas de Niltepec, 1,602 resultaron dañadas, de acuerdo con cifras oficiales, mientras que 530 colapsaron por completo. Al menos 100 familias todavía están sin hogar.

El pueblo aún necesita ayuda para reconstruir la biblioteca pública y las oficinas de gobierno, las cuales están sirviendo como refugio para las mujeres y niños de la caravana.

Sin embargo, la voluntad de ayudar a los necesitados es natural para los residentes de este abatido pueblo en Oaxaca, uno de los estados más pobres del país, dijo Cruz.

"Ahora sabemos lo que es sufrir", dijo.

No te pierdas: No, EEUU no es el único país que da ciudadanía por nacimiento como dice Trump

Cerca de la iglesia, tres familias locales se reunieron a la hora del almuerzo en el patio compartido de las casas reconstruidas para cocinar una ofrenda de sopa para los migrantes, quienes huyen de la violencia y pobreza en su tierra natal.

Más tarde, el lunes por la noche, Mariela Escobar, de 52 años, una limpiadora a tiempo parcial, examinó minuciosamente una olla de tamales humeantes, "cientos de ellos", dijo, para entregar gratuitamente para la cena.

"La gente nos ayudó mucho", dijo su vecina, Ángela Moreno Galves, de 81 años. "Así que ahora, por supuesto, también queremos ayudar".

Saliendo de Honduras, el 13 de octubre, la caravana rápidamente creció en número hasta llegar a sumar miles de personas. La última estimación era de entre 3,500 a casi el doble, igual o mayor que la población de Niltepec de 3,800 personas.

La calidez de la bienvenida en Niltepec contrastó con la hostilidad de Trump, dijo Jorge Luis Fuentes, un alto funcionario de la ciudad.

Te interesaría: EEUU tendrá más soldados en frontera con México que en combates de Irak y Siria