SECCIONES DENoticias

¿Por qué los republicanos ganaron el Senado pese a conseguir diez millones de votos menos que los demócratas?

Diego Torres Diego Torres

07 de noviembre de 2018, 13:51 hrs

reuters

Anuncios que instan a votar por candidatos demócratas en las elecciones intermedias. Imagen: Reuters

Después de la victoria de los candidatos demócratas en la Cámara de Representantes en las elecciones intermedias, los votantes demócratas mostraron su inconformidad por no llevar su triunfo también al Senado, donde, además, el Partido Republicano se ganó otros tres asientos, haciéndole a los demócratas más difícil lograr una mayoría en la Cámara Alta en el futuro.

La inconformidad de los votantes demócratas se basó, otra vez como en la elección presidencial, en el voto popular.  Este problema también se manifestó durante la elección presidencial del 2016, donde Hillary Clinton, a pesar de haber ganado el voto popular, perdió la elección frente a Trump, debido a que éste ganó por el colegio electoral (electoral college, en inglés), el cuerpo electoral que se encarga de elegir al presidente y vicepresidente.

En estas elecciones intermedias, el voto popular al Senado marcó que los demócratas tuvieron una mayoría del 55.4%, el cual equivalió a 40,558,262 votos; mientras que los republicanos obtuvieron sólo el 43%, con 31,490,026 votos. Esto significa que los republicanos, con aproximadamente 10 millones de votos menos que los demócratas, lograron obtener incluso otros tres asientos en el Senado.

Entonces, la pregunta sobre qué fue lo que permitió que los republicanos mantuvieran la mayoría en el Senado a pesar de haber sido rebasados por más de 10 millones de votos.

¿Por qué los republicanos triunfaron en el Senado pese a tener menor porcentaje en el voto popular?

La respuesta es que el voto para elegir a los miembros del Senados no fue nacional, sino sólo un tercio de los escaños del Senado están en elecciones intermedias, las cuales se llevan a cabo cada dos años. En este año, explica The Washington Post, 26 de los 35 asientos en contienda electoral pertenecían a demócratas, por lo que más demócratas salieron a emitir su voto en los centros electorales y, consecuentemente, más votos fueron demócratas, inclinando la balanza del voto popular a favor de los demócratas.

California, uno de los estados más grandes y más poblados, también fue partícipe de esta gran cantidad de votos demócratas, pues, según explica Aaron Blake sobre el sistema de elección del Golden State, California tiene un sistema en el que los dos principales candidatos avanzan a la elección genera “sin importar el partido”. En estas elecciones, los dos candidatos principales fueron demócratas, lo que significó más votantes demócratas que añadieron su voto a la cuenta popular.

Este sistema electoral es criticado por distintas partes del mundo que estuvieron atentas a las elecciones del pasado martes. Rick Noack, también del Post, citó el titular de un diario austriaco, el cual, sin escrúpulos, expresó: “Adiós a la más grande pseudodemocracia del mundo”.

Te interesaría:

Brian Kemp podría vencer a Stacey Abrams por supresión de votos

Gana elección Dennis Hof, republicano que murió el mes pasado y tenía burdeles en Nevada