SECCIONES DENoticias

Tras asesinato del periodista Javier Valdez, sus colegas sufrieron ciberataque por programa de espionaje

Diego Torres Diego Torres

27 de noviembre de 2018, 16:03 hrs

Un día después de que el periodista Javier Valdez fuera asesinado con armas de fuego cerca de las oficinas del medio Ríodoce en Culiacán, Sinaloa, sus amigos recibieron un mensaje un tanto sorprendente y difícil de creer: los autores del homicidio habían sido aprehendidos por las autoridades judiciales.

El mensaje era dudoso, pues en México la impunidad ha crecido a pasos agigantados. Según un estudio de la Universidad de Las Américas Puebla, la impunidad en México es del 99.3%, lo que la convierte en el cuarto país más corrupto del mundo. Con estas cifras, los colegas de Valdez dudaron del mensaje, pues ¿cómo había sido posible que los homicidas ya estuvieran detenidos?

Los periodistas, debido a tal mensaje, pensaron que éste era un intento de infiltrarse a celulares. 

Así fue.

El intento de espionaje provenía del programa Pegasus, tecnología de espionaje comprada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto, cuya finalidad, se supone, es de rastrear a terroristas o miembros de crimen el organizado.

Con tan solo haber dado clic en el enlace que se encontraba en el mensaje sobre la noticia falsa, los colegas de Javier Valdez hubieran permitido al programa Pegasus robar los mensajes encriptados, el contenido de sus correos electrónicos e incluso activar la cámara del celular y micrófono de forma remota, según informa The New York Times.

No te pierdas: Peña Nieto cierra sexenio con el año más violento en la historia de México

El ciberataque supuestamente buscaba pistas sobre el homicidio de Javier Valdez

El intento de ciberataque contra los colegas de Valdez tenía la supuesta intención de buscar pistas sobre el homicidio del periodista de Ríodoce; no obstante, pese a intentar resolver el crimen, esta forma de recolectar información es ilegal.

El colega de Valdez, el cofundador y director de Ríodoce, Ismael Bojórquez, dijo al respecto: "Creo que querían buscar entre nuestras conversaciones y mensajes pistas sobre el asesinato de Javier, pero estamos totalmente en contra. Nada obtenido ilegalmente debería usarse en una investigación y particularmente nada que venga de quienes están involucrados profesional y emocionalmente con la víctimas".

Citizen Lab, laboratorio interdisciplinario que se dedica a estudiar los controles de información que afectan la seguridad en internet, confirmó que el programa Pegasus tuvo como blanco de sus ciberataques a una veintena de periodistas, a defensores de derechos humanos y a activistas anticorrupción, por lo que el Gobierno de Enrique Peña Nieto, al ser quien contrató esta tecnología de espionaje, está en el ojo del huracán.

No obstante, para intentar salir de esta controversia, la Administración de Peña Nieto puso en marcha una investigación que se dedicaría a encontrar a los que hicieron uso del programa de espionaje y sancionarlos. Quizás no hace falta decir que la investigación no ha llegado a ninguna parte, pues aún no ha juzgado a nadie por estos delitos.

Javier Valdez se convirtió en el sexto periodista asesinado del 2017 y pasó a formar parte de la ola de violencia contra periodistas del pasado bienio (2016 y 2017), cuando México se convirtió en el país con más asesinatos a periodistas del mundo, con 26 periodistas asesinados.

Entérate: Mexicanos necesitarían 2,000 años para ahorrar lo que ahorró Peña Nieto en seis años de presidencia

"Cuando mataron a Javier, entendimos que podían matar a cualquiera"

Bojórquez dijo que estaba completamente sorprendido con la muerte de Javier Valdez, pues pensó que alguien como él, que había ganado premios internacionales, pudiera ser víctima de un asesinato. 

"Cuando mataron a Javier, entendimos que podían matar a cualquiera. Entendimos que le paradigma se había roto", dijo Bojórquez

El programa Pegasus es propiedad de la empresa israelí NSO Group, la cual señala que sólo lo vende a gobiernos y que tiene medidas para garantizar que los compradores se atengan a líneas normativas de la empresa. 

Según el New York Times, NSO Group aseguró que revisa el mal usó que se la da al software y que interviene para evitar que los clientes los utilicen en contra de objetivos no permitidos. Sin emabrgo, quienes operan el programa en México aún pueden seguir utilizando el software de forma ilegal.

Te interesaría:

Peña Nieto se despide con la peor evaluación de los últimos sexenios