SECCIONES DENoticias

Migrantes que buscan asilo en EEUU no quieren quedarse en México; ¿por qué?

Diego Torres | Reuters Diego Torres | Reuters

30 de noviembre de 2018, 09:01 hrs

reuters

Una niña, parte de la caravana migrante, camina en medio de un refugio inundado en Tijuana, México, el 29 de noviembre del 2018. Imagen: Reuters

Un pequeño grupo de los miles de inmigrantes centroamericanos que aguardan en un refugio con la esperanza de solicitar asilo en Estados Unidos inició el jueves una huelga de hambre después de discutir con autoridades mexicanas que les impidieron el paso rumbo a un cruce fronterizo.

Los miembros de la caravana, en su mayoría inmigrantes de Honduras, han estado durmiendo al aire libre, en pisos fríos o en esteras en un sobrepoblado albergue desde que llegaron hace tres semanas a la ciudad de Tijuana, al otro lado de la frontera con San Diego, California.

Bajo las duras políticas de inmigración introducidas por la administración del presidente DonaldTrump, funcionarios fronterizos estadounidenses dicen que los inmigrantes tendrán que permanecer en México durante meses antes de que puedan presentar su petición de asilo a las autoridades.

La pregunta que estas circunstancias suscita es: ¿Por qué los migrantes centroamericanos deciden soportar estas penurias y penosas condiciones para llegar a Estados Unidos en lugar de pedir asilo en México?

Las razones por las que los centroamericanos no se quedan en México

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador dijo estar dispuesto a albergar a los migrantes centroamericanos que decidieron caminar miles de kilómetros desde Honduras para poder cruzar la frontera a Estados Unidos; no obstante, muchos migrantes, según reportajes de varios medios, han declarado que no tienen en sus planes quedarse en México.

  • Violencia

El deseo de los migrantes de ir a Estados Unidos y no quedarse en México es muy comprensible, pues uno de los principales motivos por los que huyen de Honduras, El Salvador y Guatemala, principalmente, también se vive en México: la violencia.

Por ejemplo, Tijuana, donde ahora espera un grupo de las caravanas migrantes, fue en el 2017 la quinta ciudad más violenta del mundo. Incluso, el reporte del 2017 por parte de la organización civil mexicana Seguridad, Justicia y Paz, el índice de homicidios en Tijuana es más alta que en los países centroamericanos mencionados arriba.

Además, bajo el Gobierno de Enrique Peña Nieto, México tuvo un incremento altísimo en los últimos dos años en la violencia en el país. Este 2018, Peña Nieto cerró su sexenio con el año más violento en la historia de México.

Además de esta violencia generalizada en México, las agresiones también han sido dirigidas especialmente a migrantes, algo que, con estas caravanas migrantes, se ha demostrado descaradamente. Por ejemplo, los migrantes refugiados en Tijuana ya han sido atacados, e incluso apedreadados, por parte de la población local, por lo que esto hace una más comprensible su deseo de no quedarse en México.

  • Sistema de asilo

Además de la violencia, el sistema de asilo de México está peor que el de Estados Unidos, pues tiene una eficacia casi nula por las pocas oficinas de trámite de solicitudes de asilo. La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados sólo tiene cuatro oficinas y ninguna está cerca de la frontera.

Pese a que muchos migrantes han expresado su rechazo a quedarse en México y pedir asilo aquí, las solicitudes de refugio han incrementado en los dos últimos años, en 2016 y 2017, lo que pondría un nuevo desafío para el sistema de refugio mexicano que comienza a ver apilar en enormes cantidades las solicitudes.

  • Transición de Gobierno de Peña Nieto por López Obrador

El otro problema es que la caravana migrante se encuentra en medio de la transición de Gobierno en México, donde el Gobierno entrante de Andrés López Obrador tiene que desarrollar un nuevo manejo, junto con Estados Unidos, para ayudar a la población centroamericana en su intento de huir de la violencia y sus países, y en el futuro encontrar una forma en la que Centroamérica pueda evitar, con la creación de una mejor infraestructura, creación de empleo y disminución de la violencia, la migración. A esta propuesta, López Obrador la llamó “cortinas de desarrollo”, la cual intentará llevar a cabo durante su mandato.

Por ahora, sólo se puede esperar

Por el momento, el Gobierno mexicano está intentando, a duras penas, proveer a los migrantes un poco de ayuda para lograr mantenerse vivos durante este tiempo en que esperan lograr presentar sus solicitudes de asilo a Estados Unidos.

Las autoridades mexicanas de inmigración comenzaron a transportar a algunos de los inmigrantes en autobuses a un nuevo refugio para ayudar a disminuir la tensión.

El jueves, mientras caía una lluvia que inundó parcialmente el complejo deportivo que sirve de refugio principal, fue la policía mexicana quien detuvo a más de una decena de migrantes de la caravana que se aproximaba al cruce fronterizo de El Chaparral.

"Nosotros lo que estamos peleando es un derecho"

"Es injusto lo que está haciendo la policía. Nosotros lo que estamos peleando es un derecho", comentó uno de los inmigrantes, Gerson Madrid, un hondureño de 22 años que comenzó el viaje rumbo a Estados Unidos a principios de octubre para brindar mejores condiciones a una hija que dejó en casa.

Madrid dijo que el grupo estaba comenzando una huelga de hambre de tres días para llamar la atención sobre el enfrentamiento.

"¿Por qué se están comportando así con nosotros, si nosotros no le estamos causando daño a ellos ni a la gente de México?", agregó.

Funcionarios de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos dijeron que la nueva instalación que se inauguró el jueves es más grande que el complejo deportivo, que puede atender a unas 2,000 personas, y asegurará que los migrantes no se vean obligados a dormir al aire libre.

Lluvia y hacinamiento propaga enfermedades entre migrantes

El hacinamiento, junto con las bajas temperaturas y la lluvia, ya ha ayudado a propagar enfermedades entre los migrantes, incluidos padecimientos similares a la gripe, piojos y varicela, según funcionarios de la ciudad que se negaron a ser identificados porque no estaban autorizados para hablar con la prensa.

Pero a pesar de las difíciles condiciones, muchos parecían decididos a esperar en México la oportunidad de presentar su caso en Estados Unidos, y más de 600 solicitaron permisos para trabajar en México, según la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Te interesaría:

Rihanna y Anne Hathaway, indignadas por el uso de gas contra inmigrantes

Migrantes esperan en condiciones precarias en México para poder pedir asilo a EEUU