SECCIONES DEEntretenimiento

Cumbre para combatir pederastia en la Iglesia: Muchas palabras, pocas acciones

Azteca América I AP Azteca América I AP

25 de febrero de 2019, 06:20 hrs

vaticano
vaticano
Víctimas de abuso sexual y miembros de ECA, Ending Clergy Abuse, (“Fin al abuso clerical”), en la plaza de San Pedro en el Vaticano mientras se reúnen con la prensa el domingo 24 de febrero de 2019. Imagen: AP

La cumbre del papa Francisco para prevenir la pederastia en la Iglesia católica nunca iba a alcanzar las expectativas que tenían los grupos de víctimas, la prensa y los católicos comunes indignados ante un escándalo que ha dañado a tantos y comprometido en gran nivel la autoridad moral de la Iglesia.

De hecho, no se anunció una ley revolucionaria para castigar a los obispos que encubrieron, en casos por décadas, a los abusadores sexuales. No se difundieron archivos ni se respaldó la elaboración de informes globales que exigieran que los sacerdotes violadores sean reportados a la policía. En su discurso de clausura de la cumbre el domingo, el pontífice incluso mencionó la constante queja de la jerarquía por la injusta cobertura mediática.

Una cumbre de muchas palabras, pero pocas acciones

No fue una cumbre de acciones, sino de mensajes.

Al invitar a los líderes de las conferencias de obispos y órdenes religiosas de todo el mundo a un tutorial de cuatro días para prevenir el abuso sexual, Francisco dejó claro que todos son responsables de proteger a los niños y deben sancionar a los sacerdotes que abusen sexualmente de ellos, o correrían el riesgo de ellos mismos ser sancionados.

“En la ira justificada de la gente, la Iglesia ve el reflejo de la ira de Dios, traicionado e insultado por estas deshonestas personas consagradas”, dijo Francisco.

Pero en realidad fueron las mujeres invitadas a la cumbre quienes dieron el mensaje más fuerte. Eso también habla mucho sobre el futuro de una institución en donde las mujeres oficialmente están vetadas de puestos jerárquicos, pero cada vez levantan más sus voces y se alejan cuando no son escuchadas.

Las mujeres, históricamente marginadas en la Iglesia, dieron los mensajes más contundentes

La hermana nigeriana Veronica Openibo, superiora de su orden religiosa, avergonzó a los hombres en la sala por décadas de silencio ante las “atrocidades” cometidas por sus sacerdotes y advirtió que serían juzgados por su falta de acción en el futuro.

“Esta tormenta no pasará”, dijo.

Valentina Alazraki, desde hace mucho corresponsal en el Vaticano para Televisa México, desafió a los hombres en el poder por no decidir si se pondrán del lado de las víctimas o de los sacerdotes violadores.

“Hemos elegido de qué lado estar”, dijo Alazraki en la cumbre y advirtió que, al menos que la jerarquía se ponga del lado de las víctimas, “los periodistas, que queremos el bien común, seremos sus peores enemigos”.

Se espera que en los próximos días el Vaticano publique una nueva ley de protección infantil para el Estado de Ciudad del Vaticano. A pesar de haber instruido a las conferencias de obispos globales a redactar dicha política en 2011, la sede de la Iglesia católica global todavía no cuenta con ella.

Entérate:

Revista del Vaticano denuncia violaciones a monjas cometidas por sacerdotes; muchas tuvieron que abortar

Víctimas de abuso exigen renuncia de arzobispo en Costa Rica