SECCIONES DENoticias

Papa llama "cultura de muerte" a las violaciones sistemáticas de sacerdotes católicos a niños

Azteca América | Reuters Azteca América | Reuters

20 de agosto de 2018, 06:53 hrs

papa

El Papa Francisco reacciona durante una rueda de prensa en un vuelo a su regreso de una visita a Chile y Perú. Imagen de archivo. 22 de enero de 2018. Imagen, Reuters.

El Papa Francisco, que enfrenta varias crisis por los abusos sexuales de clérigos en varios países, escribió el lunes una carta sin precedentes a todos los católicos del mundo en la que les pidió ayuda para desterrar esta "cultura de muerte".

En la carta, dirigida al "pueblo de Dios", el pontífice también prometió que la iglesia no escatimará esfuerzos para evitar que ocurran o se encubran abusos sexuales.

Iglesia Católica: compasiva con sacerdotes pedófilos, inclemente con ladrones

"Con el correr del tiempo hemos conocido el dolor de muchas de las víctimas y constatamos que las heridas nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte", dijo Francisco.

La carta responde también a un reciente informe del gran jurado en el estado de Pensilvania, que concluyó que, si bien la mayoría de los casos "pertenecen al pasado", los abusos "fueron ignorados durante mucho tiempo, se mantuvieron en silencio o se silenciaron".

Un funcionario del Vaticano dijo que era la primera vez que el Papa escribe a los 1,200 millones de fieles del mundo sobre los abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Las misivas pasadas referidas al escándalo estuvieron dirigidas a obispos y católicos de países afectados.

Iglesia Católica encubrió pederastia perpetrada por 300 sacerdotes en Pensilvania

La semana pasada, el gran jurado en Pensilvania reveló sus resultados de la mayor investigación sobre delitos cometidos por clérigos de la Iglesia Católica estadounidense, y determinó que 301 sacerdotes en el estado abusaron sexualmente de menores en los últimos 70 años.

La carta de Francisco fue publicada en momentos en que la iglesia afronta una serie de escándalos por abusos en países como Estados Unidos, Chile y Australia.

También fue divulgada días antes de que el pontífice visite Irlanda, donde la confianza de los fieles aún se recupera de una crisis similar por abusos sexuales.

Cardenal mexicano Sergio Obeso culpa a víctimas de pederastia perpetrada por sacerdotes católicos