SECCIONES DENoticias

En vivo: Huracán Florence, "extremadamente peligroso", comienza a sentirse en Carolina del Norte

Azteca América I Reuters Azteca América I Reuters

13 de septiembre de 2018, 05:48 hrs

Florence
Florence

Costales de arena rodean algunas viviendas en la Playa North Topsail en Carolina del Norte el miércoles 12 de septiembre de 2018 ante la amenaza del huracán Florence. Imagen: AP.

  • Pese a que la intensidad de Florence disminuyó, el gobernador de Carolina, Roy Cooper, advirtió a su población: "No hay que relajarse, ni ser complacientes. Hay que mantenerse en guardia. Esta poderosa tormenta puede matar. Hoy esa amenaza se convierte en una realidad". Tal advertencia fue compartida por el director del Centro Nacional de Huracanes, Ken Graham, que informó que lo que preocupa (ya no la intensidad) "es el tamaño total de la tormenta. Entre más grande y lenta sea una tormenta, mayor la amenaza y el impacto. Y eso es lo que tenemos". 
  • Los expertos prevén hasta 102 cm (40 pulgadas) de lluvia durante siete días a lo largo de la costa mientras el centro de la tormenta se enfila hacia los montes Apalaches.
  • Los vientos máximos sostenidos de la tormenta bajaron desde un pico de 225 kilómetros por hora (140 mph) el jueves temprano a 165 km/h (105 mph) para media mañana.
  • La costa de Carolina del Norte sentía el jueves los primeros efectos del huracán Florence.
  • "Todavía hay tiempo para irse", dijo el jueves el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, a "CBS This Morning". "Esta es una situación extremadamente peligrosa".

  • El fenómeno meteorológico cambió ligeramente de dirección y ahora se dirige directamente a la planta nuclear de Brunswick de Duke Energy, ubicada en la costa sur de Carolina del Norte. 
  • Según se pronostica, hasta 3,000,000 de personas en Carolina del Norte y Carolina del Sur podrían quedarse sin electricidad durante semanas.
  • En las Carolinas, Virginia y Georgia, las empresas se preparan para el daño económico que el huracán Florence podría provocar en la región. Industrias como la turística y agrícola muy probablemente sufran afectaciones, y las pérdidas no se superarán ni fácil ni rápidamente.
  • Se prevé que Florence golpee a comunidades costeras con fuertes vientos y lluvias. Las inundaciones podrían ser devastadoras. La tormenta probablemente dañe casas y comercios, destruya cosechas, ahogue animales de granja, arrastre vehículos y deje en suspenso a mucha de la actividad económica en la zona.
  • Dos grandes oleoductos de combustible están en la trayectoria del huracán, pero los analistas dicen que es poco probable que la tormenta interrumpa el flujo de gasolina y otros productos.

La costa de Carolina del Norte sentía el jueves los primeros efectos del huracán Florence cuando las ráfagas de viento comenzaban a incrementarse, en el preludio de una tempestad que amenaza con causar inundaciones catastróficas en una amplia franja del sureste de Estados Unidos.

Se espera que el centro de Florence, que ya no está clasificado como un gran huracán pero que representa un grave peligro para personas y construcciones, llegue el viernes a la costa sur de Carolina del Norte y luego se desplace hacia el suroeste antes de avanzar tierra adentro el sábado, de acuerdo al Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Los negocios y hogares ubicados en el trayecto previsto del huracán fueron tapiados y miles de personas se mudaron a refugios de emergencia, dijeron las autoridades, que instaron a todos los que permanecían cerca de la costa a buscar zonas seguras. Muchas personas podrían quedar sin electricidad tal vez por semanas.

"Todavía hay tiempo para irse", dijo el jueves el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, a "CBS This Morning". "Esta es una situación extremadamente peligrosa".

Florence se movía el jueves con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora, luego de ser degradado a categoría 2 en la escala Saffir-Simpson de cinco etapas, según el CNH. La tormenta estaba a unos 275 km al este de Wilmington, Carolina del Norte.

Pero el CNH también dijo que los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendían por 315 km desde el centro, dejando vulnerable una franja del litoral este de Estados Unidos, extendiéndose desde Georgia al norte a través de Carolina del Norte y Carolina del Sur hasta Virginia.

La lluvia representa un peligro importante, advirtieron meteorólogos. En algunos puntos podría llover hasta 1 metro, lo suficiente como para causar devastadoras inundaciones.

En total, se estima que 10 millones de personas viven en áreas que estarían bajo un aviso de tormenta o huracán, según el Centro de Predicción Meteorológica de Estados Unidos. Más de un millón de personas recibieron órdenes de evacuar las costas de las Carolinas y Virginia.

Florence será una prueba de fuego para el Gobierno del presidente Donald Trump a menos de dos meses de las elecciones que determinarán el control del Congreso. Después de enfrentar duras críticas por su manejo del huracán María el año pasado, que causó la muerte de unas 3,000 personas en Puerto Rico, Trump prometió una fuerte respuesta.

"Estamos completamente listos para el huracán Florence mientras la tormenta se hace aún más grande y poderosa. ¡Tengan cuidado!", dijo Trump en Twitter.Por más extraño que parezca, mientras más se acerca el huracán Florence a tierra firme, su futuro se vuelve más impredecible.

Generalmente, cuando una tormenta se aproxima a la costa, los meteorólogos pueden indicar cada vez con mayor precisión el lugar en el que tocará tierra y quiénes resultarán afectados. Pero no con Florence.

Eso se debe a que los sistemas meteorológicos que tiran y empujan de una tormenta desaparecen conforme Florence se aproxima a la frontera entre Carolina del Norte y Carolina del Sur. Se prevé que la tormenta pierda velocidad y se mantenga estacionada frente a las costas de Carolina conforme se aproxima el jueves, viernes y sábado.

“Desde la perspectiva meteorológica, esta tormenta es una horrenda pesadilla”, dijo el profesor de meteorología de la Universidad de Georgia, Marshall Shepherd. “Nunca habíamos visto algo así”.

La incertidumbre de Florence es parte de las distintas amenazas que representa para un mayor número de personas, que ahora incluye a algunos habitantes de Georgia. Entre más tiempo pase detenido, más lluvia arroja. El Centro Nacional de Huracanes indicó que habrá entre 50 y 75 centímetros (20 y 30 pulgadas) de lluvia en Carolina del Norte, y se alcanzarán los 100 centímetros (40 pulgadas) en algunas zonas. Y conforme pase más tiempo estacionado frente a la costa _una clara posibilidad_, más peligro generará la marejada ciclónica que lleve consigo.

Los meteorólogos advierten que el huracán Florence podría mantenerse frente a las costas durante días, afectando a más zonas costeras antes de ingresar a tierra.

Huracán florence martes

Fortalecido, el huracán Florence se dispara hacia la costa este de los Estados Unidos. Imagen: Reuters

“En una tormenta estacionada, la mayor preocupación —como lo vimos con Harvey— es la enorme cantidad de lluvia”, dijo Chris Landsea, jefe de meteorología y análisis tropical del Centro Nacional de Huracanes.

“Sin duda es desafiante pronosticar los impactos precisos cuando no se sabrá, sino hasta un día antes, su trayectoria precisa”, comentó Landsea.

Además, existe una “enorme diferencia” en el tamaño y tipo de daño que inflige Florence si permanece a 80 kilómetros (50 millas) de las costas que si se dirige inmediatamente a tierra, indicó Landsea.

La tormenta se debilitó el miércoles a Categoría 2 y los meteorólogos esperan que continúe perdiendo fuerza a medida que se aproxima a tierra.

La tormenta se ha apegado a la ruta pronosticada hasta el momento, pero el problema podría presentarse entre jueves y viernes, cuando se acerque a la costa y colapsen las corrientes conductoras.

“Llegará con fuerza a la costa la noche del jueves y dirá ‘no estoy seguro de querer hacer esto y solo daré una vuelta por la costa’”, dijo Jeff Masters, director de meteorología de Weather Underground.

Las corrientes conductoras —alrededor de sistemas de cielos despejados de alta presión y tormentosos sistemas de baja presión— cambian la trayectoria de los huracanes, debido a que los sistemas de cielos despejados actúan como murallas que las tormentas deben rodear. Y los pronósticos muestran que esas corrientes no le darán ninguna dirección a la tormenta hasta dentro de más o menos un día.

Masters dijo que hay un estira y afloja entre dos sistemas de alta presión —uno frente a la costa y otro sobre Michigan— y entre más domine el de los Grandes Lagos, más al sur empuja a Florence.

Los modelos computacionales —especialmente el reconocido modelo europeo— colocan la tormenta más al sur, incluso alcanzando a Georgia y Carolina del Sur. El centro de huracanes de Estados Unidos también ajustó la ruta proyectada, pero se mantuvo más al norte de lo que indican la mayoría de los modelos computacionales, a fin de demostrar una mayor continuidad con los pronósticos previos.

El modelo computacional europeo indica que Florence virará antes de tocar tierra y permanecerá un par de días frente a la costa.

En caso de que el modelo europeo sea preciso o que persista la tendencia en general, “son noticias particularmente malas, debido a que podría entrar a tierra en cualquier punto entre cientos de millas de litorales, provocando marejadas ciclónicas. La lluvia ha sido y continúa siendo una importante amenaza en toda la zona”, señaló el investigador de huracanes de la Universidad de Miami, Brian McNoldy.

Y si Florence no fuera suficiente, hay otras tormentas que representan una amenaza: La tormenta tropical Olivia tocó tierra en Hawai. Filipinas se prepara para el tifón Mangkhut. La tormenta tropical Isaac se acerca a las Islas de Sotavento. El huracán Helene, en el Atlántico, actualmente no representa amenaza.

Tal vez te interese: 

Carolina del Norte en emergencia por tormenta tropical Florence

Hawái se salvaría de huracán Norman; Olivia llegará la próxima semana