SECCIONES DENoticias

¿Por qué los migrantes de la caravana arriesgan a sus hijos? Porque a muchos les espera una tragedia segura en sus países

Andrea Escobar I AP Andrea Escobar I AP

26 de junio de 2019, 19:20 hrs

salvadoreño y su hija ahogados
Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Valeria, de casi 2 años de edad, yacen en la orilla del Río Bravo en Matamoros, México, el lunes 24 de junio de 2019, después de ahogarse en su intento por cruzar el río para llegar a Brownsville, Texa

Después de huir de El Salvador, Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Valeria se ahogaron en el río Bravo (denominado también río Grande) cuando intentaban cruzar hacia Estados Unidos.

En las fotografías, tomadas por la periodista Julia Le Duc y publicadas inicialmente por el diario mexicano La Jornada, se ve a ambos cadáveres bocabajo en el agua cerca de la orilla del río. La niña rodeaba con un brazo el cuello de su padre, lo que deja entrever que se sujetó a él en los últimos momentos de vida de ambos.

El presidente Donald Trump y los demócratas se culparon mutuamente el miércoles por la muerte de un migrante salvadoreño y su hija pequeña captada en duras fotografías, las cuales simbolizan el peligro que enfrentan quienes intentan cruzar ilegalmente a Estados Unidos.

El Gobierno de Estados Unidos ha recibido duras críticas por su trato hacia migrantes menores, desde que las caravanas migrantes comenzaron a intentar ingresar al país. Tan sólo esta semana la indignación que provocó las condiciones en las que las autoridades mantienen a niños detenidos en Clint, Texas provocó la renuncia del jefe interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés), John Sanders.

La indignación comenzó a finales de 2018, cuando gases lacrimógenos fueron arrojados a niños en la frontera

En noviembre de 2018, en el cruce de San Ysidro, al sur de San Diego migrantes de la caravana fueron atacados con gases lacrimógenos lanzados por la Patrulla Fronteriza durante una protesta pacífica en la que exigían su derecho a solicitar asilo. En ese momento, la entonces secretaria del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, dijo en un comunicado que mujeres y niños estaban siendo utilizados como "escudos humanos" por los organizadores de la caravana cuando enfrentan a la policía, informa The Associated Press. 

Ante las desoladoras fotografías en las que aparecen familias con niños intentando llegar a Estados Unidos, las opiniones en redes sociales se han polarizado; por un lado, en Twitter se encontraron comentarios de quienes juzgan duramente a los padres por arriesgar la vida de sus hijos en la apuesta por buscar mejores oportunidades de vida: 

En cambio, otros usuarios repudian las acciones de la fuerza pública y señalan su similitud con las atrocidades ordenadas por Hitler en la Segunda Guerra Mundial: "Oigan, ¿saben qué otra persona atacó a niños con gases? HITLER":

¿Por qué arriesgar su vida y la de sus hijos?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una epidemia de homicidios ocurre cuando se alcanza una tasa encima de los diez homicidios por cada 100 mil habitantes; Amnistía Internacional ha reportado que las cifras del Triángulo del Norte —Guatemala, El Salvador y Honduras— los países de donde provienen la mayor parte de los migrantes se encuentran desde tres y hasta ocho veces por encima. 

Según un estudio del Observatorio del Sistema de Monitoreo de Desplazamiento del Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA) “Los tres países tienen una de las tasas más altas de violencia globalmente acercándose a los niveles de violencia vistos en zonas de guerra, sin embargo, los estados de la región se muestran incapaces de crear mecanismos institucionales para garantizar el cumplimiento de los derechos humanos y seguridad básica de la población”, afirma. 

43.5% de las personas con necesidad de desplazarse se encontraban entre los 18 y los 50 años, muy cerca, un 38.8% fueron niños, niñas y adolescentes entre 5 y 7 años.

Entérate:

La violenta realidad de los hondureños: ¿por qué huyen en la caravana?

“Esto (las caravanas) es el principio de una avalancha que se viene, porque ya no soportamos tanta violencia”, dijo a la agencia France-Presse Denis Contreras, una de las migrantes que huyó de Honduras con su hermana y dos sobrinas, quien además añadió que regresar a Honduras sería su sentencia de muerte porque huir “está mal visto” por las pandillas.

¿Qué sucede con los menores que son detenidos?

El gobierno cuenta con dos categorías para los menores de edad que llegan a Estados Unidos, y se les trata de manera distinta: Existen los menores sin compañía de un adulto y los que llegan a la frontera con sus padres. Los niños que llegan acompañados de un familiar que no sea su padre, a menudo son separados y se les trata como menores sin compañía adulta.

Se supone que los menores no acompañados de un adulto deben ser transferidos al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus iniciales en inglés), que contrata a varias compañías y organizaciones sin fines de lucro para administrar los albergues en los que permanecen los jóvenes hasta que un trabajador social encuentra a un familiar apropiado o a uno de sus padres en Estados Unidos, para entregarles la custodia.

Pero el creciente número de menores no acompañados —la cifra fue de unos 11,500 tan sólo en el mes de mayo— ha agotado los recursos del HHS, por lo que no ha podido acoger a los niños tan rápido como solía hacerlo, indicó la agencia. Eso significa que los menores permanecen semanas en las instalaciones de detención de la Patrulla Fronteriza. Desde diciembre, cinco niños han muerto después de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza.

Abogados que entrevistaron a niños en una estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas, describieron condiciones insalubres, así como niños hambrientos y enfermos.

En cuanto a las familias con niños, por lo regular se les mantiene juntos durante varias semanas en instalaciones del gobierno y posteriormente son liberados en el interior del país para que esperen una decisión sobre sus solicitudes de asilo. A menudo son colocados en albergues o con organizaciones no gubernamentales en ciudades fronterizas; otras veces son llevados a estaciones de autobús, dejándolos a su suerte.

Grupos religiosos y otras organizaciones han intervenido para ayudar a algunos de ellos. En Phoenix, por ejemplo, trabajadores de ayuda se presentan en la estación de autobús para ayudar a facilitar pasajes o llevar a los migrantes a un refugio.

También te puede interesar:

Abogados denuncian condiciones de peligro para niños migrantes en centro de detención de Texas

Director de ICE miente cuando dice que 25% de familias de migrantes alquilan a los niños

Niños migrantes pasaron hasta 39 horas en camionetas esperando a ser reunidos con sus padres