SECCIONES DENoticias

Acusado presenta su caso solo ante corte de inmigración. Tiene seis años

Diego Torres Diego Torres

29 de noviembre de 2018, 12:20 hrs

Wilder Hilario Maldonado Cabrera se presentó ante un tribunal de inmigración poco antes del Día de Acción de Gracias en San Antonio,Texas. Junto al alguacil, sin abogados, Maldonado Cabrera se sentó frente al juez Aníbal Martínez, quien preguntó al alguacil la edad del acusado: “¿Cuántos años tiene Wilder?”. El alguacil se acercó al acusado. Éste respondió: “Seis años”.

Maldonado Cabrera, niño originario del Salvador, fue una de las últimas víctimas de la agresiva política del presidente Donald Trump y su exfiscal general Jeff Sessions de “cero tolerancia”, la cual tuvo como consecuencia directa la separación de familias inmigrantes. 

La Administración de Trump separó a más de 2,600 niños inmigrantes de sus padres, hasta que un juez federal decidió poner fin a la práctica inhumana y exigir al Gobierno federal que los reunificara nuevamente. Lamentablemente, las autoridades responsables de la separación nunca se preocuparon sobre cómo las volverían a juntar una vez separadas, por lo que la reunificación se convirtió en una penosa actividad que no rindió resultados positivos.

Los resultados de esta reunificación se ven plasmados en el caso de Maldonado Cabrera, el procesado más joven que apareció en la corte ese día. 

Wilder Hilario Maldonado Cabrera está separado de sus padres desde el 6 de junio

Wilder fue separado de sus padres desde junio 6, un mes después de que la política de “cero tolerancia” entrara en vigor, y hasta este noviembre el menor fue procesado para tener un estatus migratorio y saber si puede ser reunificado con su padre.

De acuerdo con ProPublica, el padre de Wilder, Hilario Maldonado, se le denegó su solicitud de asilo, pero al ver que en su registro había vivido en Florida de manera indocumentada y además tener un antecedente penal, las autoridades decidieron separarlo de su hijo y no darle la oportunidad de volverse a reunir.

El antecedente penal fue un delito menor, por el cual, en un contexto que no sea de inmigración, no sería obligado a ser separado de su hijo; no obstante, según ProPoublica, las autoridades están aprovechando cualquier delito, por menor que sea, para justificar la separación y el encierro en centros de detención.

El juicio de Wilder para tener un estatus legal como solicitante de asilo no terminó de forma positiva. El juez Aníbal Martínez lo dejó salir con la incertidumbre sobre su futuro, pues esperaría hasta que los abogados estuvieran con él, ya que el alguacil le indicó al juez que se abstuviera de cualquier decisión sobre la solicitud de asilo de Wilder sin los abogados de éste.

El juez se despidió de Wilder: “Wilder, te deseo suerte. Nos veremos pronto”. Wilder se despidió con la mano y cuando salió del tribunal, le dijo al alguacil: “Bye, policía”.

Te interesaría:

Habitantes de Tijuana apedrean a migrantes en refugios

ONU reitera el derecho a buscar asilo en EEUU para escapar de la violencia