SECCIONES DENoticias

Monstruo de Denver: El video de Chris Watts regresando a casa tras esconder cuerpos de esposa e hijas

Marianna Fierro Marianna Fierro

04 de diciembre de 2018, 09:16 hrs

Shannan Watts fue vista con vida a las 2: 30 de la mañana del 13 de agosto, sus hijas Bella y Celeste estaban en su cama, donde momentos más tarde serías asesinadas por su propio padre.

Tras una discusión, Chris Watts, conocido también como el "monstruo de Denver" también asesinaría a su esposa que tenía 15 semanas de embarazo.

Shannan y sus dos niñas habían sido reportadas como desaparecidas por su esposo en Frederick, a unos 50 kilómetros al norte de Denver, Colorado. La policía iniciaría una investigación que no duraría mucho tiempo. Watts confesó, unas horas después que él las había asesinado.

Durante esos caóticos días de búsqueda, el "monstruo de Denver" presentó una denuncia  y permitió que los investigadores fueran a su casa e incluso dio  una entrevista a un canal de noticias local. 

Watts siempre se mostró tranquilo fingiendo  preocupación por saber dónde estaba su familia. Aún no había señalado a las autoridades dónde había ocultado sus cuerpos.

En un video que recientemente salió a la luz se puede ver la sangre fría de Watts mientras era entrevistado por primera vez por el Departamento de Policía de Frederick en su propiedad, el mismo lugar donde asesinó a Shannan, Bella y Celeste.

La bodycam de uno de los oficiales registró  cas toda la visita donde además está presente Nicole Atkinson, la última persona en ver con vida a Shannan y quien además fue la primera en contactar a la policía por su desaparición.

Este es el video del Monstruo de Denver 

Los oficiales llegan a la casa de los Watts, y a los pocos instantes llega el "monstruo de Denver", quien ,sin que nadie lo supiera, regresaba de esconder los cadáveres de su esposa e hijas.

Durante la entrevista Watts no se muestra alterado y de manera tranquila responde brevemente las preguntas de los investigadores. Durante la visita de la Policía a la propiedad, al asesino no hace contacto visual con los agentes, y es Atkinson quien más habla con los oficiales.

Las autoridades notan que las pertenencias de la esposa de Watts siguen ahí, su cartera, sus llaves y su teléfono celular.

El caso rápidamente conmovió a la sociedad de Denver y cobró notoriedad. Ante esta situación, Watts se presentó ante los medios locales, desesperado, para denunciar la desaparición de su esposa y sus hijas.

"Espero que ella esté a salvo en algún lugar con las niñas (…) Shanann, Bella, Celeste, si están por ahí, vuelvan. Si alguien las tiene, devuélvanlas", manifestó el hombre de 33 años, mirando fijo a cámara. Pero todo era  mentira.

Horas antes, Watts había llevado los cuerpos a la refinería más alejada de la empresa petrolera en la que trabajaba: Anadarko Petroleum Corporation. Allí, enterró el cuerpo de Shanann y colocó en un tanque a las de sus hijas. 

Poco tiempo después, Watts confesaría: él había ahorcado a su esposa y asfixiado hasta la muerte a Bella y Celeste. 

Watts asesinó a su familia el 13 de agosto y fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional el 19 de noviembre. Prosectores dijeron que su motivo para los asesinatos era su deseo de comenzar de nuevo con Nichol Kessinger, una compañera de trabajo con la que Watts estaba teniendo una aventura.

Te puede interesar:

Al hombre acusado de matar a su familia no le gusta que le digan 'monstruo'

Chris Watts terminó el plan de matar a su familia en una fiesta de cumpleaños