SECCIONES DENoticias

Japón reanuda caza comercial de ballenas, desafia prohibición internacional

Marianna Fierro Marianna Fierro

26 de diciembre de 2018, 14:34 hrs

japon regresa a la caza de ballenas
japon regresa a la caza de ballenas

En esta fotografía de septiembre de 2017 se ve una rorcual cazada mientras es descargada en un puerto de Kushiro, Japón. Imagen: AP

Este miércoles Japón dio a conocer que se retirará del acuerdo internacional que prohíbe la caza de ballenas con fines comerciales, con la intención de impulsar una industria que aún tiene cierta importancia cultural, a pesar de que la demanda de carne de ballena ha caído considerablemente.

El principal portavoz del gobierno, Yoshihide Suga, dijo que las cacerías comerciales se limitarían a las aguas territoriales de Japón.

"No cazaremos en las aguas antárticas ni en el hemisferio sur", dijo Suga

Tokio ha amenazado repetidamente con retirarse de la  Comisión Ballenera Internacional (CBI), y ha sido criticada regularmente por capturar cientos de ballenas por año para hacer "investigaciones científicas" .

Suga dijo que Japón informaría oficialmente a la CBI de su decisión para fines de año, lo que significará que el retiro entrará en vigencia el 30 de junio. Abandonar la CBI significa que los balleneros japoneses podrán reanudar la caza de minke y otras ballenas actualmente protegidas por la CBI.

Sin embargo,  Japón no podrá continuar con las llamadas cacerías de investigación científica en la Antártida y en otros lugares que se le ha permitido excepcionalmente como miembro de la CBI.

Japón se une a Islandia y Noruega para desafiar abiertamente la prohibición de la CBI sobre la caza comercial de ballenas, generando críticas a nivel internacional por esta decisión.

El gobierno de Australia dijo que estaba "extremadamente decepcionado" e instó a Japón a reconsiderar: "Australia se opone resueltamente a todas las formas de caza de ballenas" científicas y comerciales ", dijo en un comunicado la ministra de Relaciones Exteriores, Marise Payne y la ministra de Medio Ambiente, Melissa Price.

El ministro de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda, Winston Peters, también instó a Japón a permanecer en la CBI.

“La caza de ballenas es una práctica obsoleta e innecesaria. Continuamos esperando que Japón eventualmente reconsidere su posición y que cese la caza de ballenas", dijo.

Japón ha cazado ballenas durante siglos, y la carne fue una fuente clave de proteínas en los años inmediatos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, cuando el país era extremadamente pobre. Pero el consumo ha disminuido significativamente en las últimas décadas, y gran parte de la población dice que rara vez o nunca comen carne de ballena.

Tokio argumenta que la caza de ballenas es una parte importante de las tradiciones de Japón, y Suga dijo que la retirada permitiría a los pescadores "pasar la rica cultura ballenera de nuestro país a la próxima generación".

Los grupos activistas rechazaron la decisión de Tokio, y la Humane Society International dijo que Japón se convertiría en "una nación pirata ballenera que matará a estos gigantes del océano completamente fuera de los límites del derecho internacional".

La CBI, establecida en 1946 para conservar y administrar la población mundial de cetáceos y ballenas, introdujo una moratoria a la caza comercial de ballenas en 1986.

Tokio ha explotado durante mucho tiempo una laguna legal que permite que las ballenas se maten para realizar "investigaciones científicas" y dice que está tratando de demostrar que la población es lo suficientemente grande como para sostener un retorno a la caza comercial.

La carne de ballena alguna vez fue popular en Japón, pero ahora es mucho menos. Los japoneses consumían más de 233,000 toneladas de carne de ballena por año en 1962, pero solo 3,000 toneladas en 2016, según datos del gobierno. A partir de 2013, la industria empleaba a menos de 1,000 personas y en los últimos años ha dependido de los subsidios del gobierno.

Te puede interesar:

Aparece ballena muerta en costa de Indonesia que ingirió 6 kg de plástico 

El mar se tiñe de sangre por matanza de ballenas en las Islas Feroe