SECCIONES DENoticias

Más mujeres denuncian a Óscar Arias por conducta sexual indebida

Azteca América I Reuters Azteca América I Reuters

07 de febrero de 2019, 20:31 hrs

Nuevas denuncias de conducta sexual indebida contra el ganador del Premio Nobel de la Paz y expresidente de Costa Rica, Óscar Arias, se dieron a conocer el jueves.

Óscar Arias

Oscar Arias, presidente de la Fundación Arias, Premio Nobel de la Paz y expresidente de Costa Rica. Imagen: Reuters.

Cinco mujeres dijeron que el abogado y economista de 78 años las hostigó o agredió, un inusual ejemplo del #MeToo en América Latina, un movimiento que anima a mujeres a perder el miedo y denunciar públicamente a hombres que abusaron de su poder.

Los reclamos amenazan la reputación del dos veces presidente Arias, uno de los estadistas más respetados de la región y ganador del Nobel de la Paz en 1987 por su papel en los procesos de paz de los conflictos armados en Centroamérica.

La activista antinuclear Alexandra Arce fue la primera mujer en hacer público su caso, en lo que rápidamente se ha convertido en uno de los ejemplos más destacados del movimiento #MeToo en América Latina, una región donde el activismo se ha centrado más en acabar con la violencia contra las mujeres y el feminicidio.

Arias negó el martes las acusaciones de Arce a través de su abogado. Y el jueves, el abogado, Erick Ramos, dijo a Reuters que el exmandatario se negó a comentar sobre las acusaciones posteriores por respeto a las acusadoras.

#METOO

La decisión de Arce inspiró a más mujeres a hablar, incluida Emma Daly, directora de comunicaciones del grupo de derechos internacionales Human Rights Watch. Daly dijo que trabajaba como periodista en América Central en 1990 cuando Arias se acercó a ella y a un grupo de reporteros en el vestíbulo de un hotel en Managua, la capital nicaragüense. Ella le hizo una pregunta.

"Se detuvo, me miró y, en lugar de responder a mi pregunta, simplemente extendió la mano hacia adelante, me tocó el pecho y luego me bajó la mano entre los pechos y me dijo: 'No llevas brasier', o algo por el estilo, y luego siguió su camino", dijo Daly a Reuters el jueves. "Me quedé completamente aturdida".

En ese momento, Daly trabajaba de manera independiente para Reuters y el Tico Times, un periódico costarricense, dijo.

"El hecho de que tenga un currículum profesional increíblemente impresionante no le da la licencia para tratar a otras personas de esa manera", se lamentó.

El periódico estadounidense The Washington Post informó esta semana que Daly le había contado a su novio de entonces sobre el incidente en ese momento, y le contó a su esposo cuando se conocieron a mediados de los años noventa.

Eleonora Antillón, quien trabajó como asesora de prensa de Arias en su campaña presidencial de 1986, dijo que el político le puso la mano en su pene erecto, empujándola contra un armario y besándola cuando se resistió.

"Cuando yo veo cómo abogados y hasta mujeres están dudando de ella (Arce), decidí respaldarla y dije 'yo le creo porque a mí me hizo algo parecido hace años'", dijo Antillón en una entrevista con Reuters. Su historia salió a la luz por primera vez en medios de comunicación de Costa Rica.

Otra mujer, Marta Araya Marroni, quien trabaja en la industria editorial, le dijo al Tico Times que Arias le agarró la pierna durante una reunión en su casa en 2012 y le ofreció masajes durante conversaciones telefónicas posteriores.

Mónica Morales, periodista de la revista costarricense Perfil, escribió que Arias la invitó a sentarse sobre su pierna al final de una entrevista en 2013.

Arce, Araya y Morales no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios para esta historia.

Ramos, el abogado de Arias, dijo que la Fiscalía de Costa Rica le dijo que sólo se había denunciado un caso. La oficina del fiscal confirmó que se había recibido una queja contra Arias. 

Tal vez te interese: 

Tras denuncia por violación, más mujeres acusan a Oscar Arias, expresidente de Costa Rica

Tres pastores de Ohio, acusados de pederastia y trata de menores

Videos de acoso sexual en el Metro inundan páginas porno