SECCIONES DENoticias

¿Te gusta leer mientras estás en el inodoro? Tenemos PÉSIMAS noticias para ti

Julieta Ruiz Julieta Ruiz

11 de febrero de 2019, 12:16 hrs

 leer baño perjudicial

Imagen ilustrativa, Pixabay.

Gracias a los teléfonos móviles y la ajetreada vida que llevamos hoy en día, es mucho más común de lo que piensas que las personas optemos por acudir al sanitario con un poco de “lectura ligera” para ese momento.

Ya sea un libro, un periódico, una revista o sencillamente los memes en tus redes sociales, la lectura se ha convertido en el mejor compañero del WC.

Según información publicada por Muy Interesante, cuando se lee en el momento de ir al baño se consigue distender no solo la mente, sino también todos los músculos del cuerpo incluyendo los encargados de los movimientos intestinales y el esfínter anal. 

En este contexto, es muy fácil entender que no tiene nada de malo el aprovechar el tiempo en el inodoro, pero ¿será real?

¿La lectura realmente ayuda?

Una investigación del Dr. Ron Shaoul en 2009 y publicada por la Wiley Online Library, ha destapado que –de una muestra de 499 personas– alrededor del 64% de los hombres gusta de leer durante el tiempo que están sentados en el inodoro; mientras que el 41% de las mujeres se han sumado a los ávidos lectores del WC.

Información publicada por The Guardian menciona que “según la investigación, leer en el baño está muy extendido, alivia el aburrimiento y, en última instancia, es inofensivo”; pero las cosas no son tan sencillas.

Otra investigación ha demostrado que estar demasiado tiempo en el inodoro puede ser muy perjudicial para la salud. El vínculo está entre permanecer sentados por mucho tiempo y el esfuerzo que se requiere; lo cual podría terminar provocando hemorroides.

En 2009, la revista Esquire también publicó al respecto. Como conclusión, David Gutman, médico jefe de Advanced Hemorrhoid Specialist, de Ohio, desaconseja la lectura en el baño.

"Las hemorroides derivan de unas estructuras anatómicas llamadas anal cushions (cojines anales) –como pequeños globos– encerrados en las paredes del canal anal. Cuando se incrementa la presión abdominal, estos cojines instantáneamente se llenan de sangre para formar un asiento hidráulico".

Según Gutman, "estar demasiado tiempo sentado en el sanitario aumenta la presión en estos cojines anales y puede eventualmente convertirlos en hemorroides".

¿Y cuánto es demasiado?, pregunta Esquire, de acuerdo con este especialista, todo el tiempo que excede al necesario para cumplir la función para la cual se ha inventado el baño es peligroso para la salud. 

Su consejo: abdicar al trono.

Un riesgo más, las bacterias

Según la BBC, los celulares se han convertido en uno de los objetos mayor contaminados con materia fecal (y no solo por acompañarte en tus lecturas de WC). Un estudio de la London School o f Hygiene an Tropical Medicine encontró que una de las principales es la E. Coli.

Muchos son los escritores que se han destapado públicamente sobre su afición a la lectura de inodoro, como por ejemplo Lord Chesterfield, quien calificó como “un uso sabio de la necessary house”.

Te recomendamos:

Sospechoso de traficar drogas se traga la evidencia y lleva 34 días sin ir al baño

Madre mete la cabeza de su hijo en el inodoro jugando; ahora la investigan por maltrato infantil