SECCIONES DENoticias

FDA aprueba spray nasal para depresión resistente a tratamientos; una dosis cuesta hasta 885 dólares

Azteca América I The Conversation vía AP Azteca América I The Conversation vía AP

07 de marzo de 2019, 09:56 hrs

archivo
depresión

Imagen ilustrativa de un hombre en depresión. Imagen: Pixabay

Escrito para The Conversation por Lee Hoffer. Traducido por Diego Torres Rodríguez

La depresión resistente al tratamiento afecta a uno de cada tres de los aproximadamente 16.2 millones de adultos en Estados Unidos que han sufrido al menos un episodio de depresión severa. Para ellos, dos o más terapias han fallado y el riesgo de suicidio es mucho mayor. Es un pronóstico lúgubre.

Hay pocas terapias para la depresión que resisten el tratamiento, por lo que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) otorgó a esta aplicación del nuevo medicamento el estatus de Fast Track y Terapia Innovadora. El 5 de marzo, la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó un nuevo tratamiento llamado esketamina.

El 12 de febrero del 2019, participé en la revisión de la FDA de este medicamento. Técnicamente hablando, la esketamina es esencialmente lo mismo que la ketamina, el cual es un analgésico con efectos alucinógenos y usado ilegalmente. Como miembro del Comité Consejero de Administración de Riesgo y Seguridad de Medicamentos, voté con la mayoría del panel 14-2, para aprobar la esketamina sólo para las personas que tienen una depresión resistente al tratamiento. 

Por más de 20 años, he investigado el consumo ilegal de fármacos y su adicción. Como antropólogo médico, mi trabajo está orientado a entender las perspectivas y comportamiento de las personas que consumen activamente drogas ilegales. Mi investigación involucra normalmente trabajo en el campo, lo que significa que tengo que participar en la vida cotidiana de las personas. Esto me ha dado una perspectiva personal y práctica sobre el consumo de medicamentos ilegales. Muchas de las personas que entrevisto actualmente se inyectan heroína, y que empezaron con el consumo de opioides al hacer mal uso de medicamentos recetados.

No es una droga que se consiga en las calles

Sin embargo, muchas dorgas, especialmente aquellas que son para el tratamiento de enfermedades mentales, tienen poderosos efectos sobre el sistema nervioso central. La forma en que el medicamento es distribuido y administrado debe minimizar el riesgo. ¿Qué pasa si el medicamento es adictivo?

Algunos reportes sobre la esketamina han sensacionalizado este tema al referirse a la ketamina como una droga altamente adictiva que se puede conseguir en las calles. Según mi investigación, esto no es verdad. Primero, el uso de la ketamina es poco frecuente. La última vez que entrevisté a un consumidor de ketamina fue hace unos 20 años, y desde su introducción en 1964, no ha habido tendencias significantes o brotes de su variante o su consumo.

No todas las drogas ilegales son vendidas “en la calle”. Drogas que se consiguen en la calle son productos esenciales de la economía de las drogas ilegales, las cuales son distribuidas por organizaciones narcotraficantes. Recetas de opioides, heroína, cocaína y marihuana son parte de las drogas que son vendidas en la calle en mercados al aire libre, donde existen estos mercados. Alucinógenos y exóticos, y otras drogas menos populares están raramente disponibles en estos parámetros. Simplemente no atraen a suficientes consumidores para hacer un negocio rentable. La ketamina siempre ha estado en este segundo grupo. ¿Por qué?

¿Es adictivo?

La ketamina tiene un efecto rápido ―entre dos y cuatro horas― y produce euforia, liberación del dolor sostenido y sedación mezclado con poderosos efectos alucinógenos. Consumir esta droga puede ser muy desagradable. Experiencias extracorporales, distorsión de la percepción del tiempo, visión de túnel y disociación son comunes. Estos efectos limitan la popularidad de la ketamina y dificultan su consumo habitual.

Una persona puede utilizar heroína todos los días y funciona. La ketamina es disruptiva.

Otra razón por la que la ketamina no es popular en las calles es que los consumidores no tienen que seguir consumiéndola para evitar síntomas del síndroma de abstinencia. No hay síntomas de síndrome de abstinencia asociados con la ketamina; cuando las personas dejan de usarlo, no se enferman. Esto es de hecho un beneficio, porque el miedo de abstinencia es frecuentemente la mayor motivación para continuar consumiendo la droga. A diferencia de las drogas de la calle, su atractivo está limitado y su riesgo de adicción es comparativamente bajo.

En balance, el perfil de la ketamina es más parecido al LSD que a la cocaína o los opioides. Las personas no se vuelven adictas. Esto no significa que la ketamina o la esketamina sea segura. Su acceso debe ser restringido y monitoreado por un médico. El fabricante está colocando importantes restricciones en la droga. No será disponible en las farmacias locales y nunca para el uso en casa. Una persona que esté recibiendo el tratamiento, que fue elaborado por Johnson & Johnson y entregado como un spray nasal, estará bajo observación y cuidado de un profesional de la salud entrenado en la terapia. El medicamento será entregado en una oficina o aprobado en un centro de salud, y el paciente no tendrá permitido manejar hasta el día siguiente del tratamiento. [El costo del medicamento por sesión será entre 590 y 885 dólares la sesión. El tratamiento sería dos veces a la semana, lo que el primer mes de tratamiento tendría un costo de 4,720 a 6,785 dólares].

Dada su efectividad y la evaluación de riesgo propuesta y la estrategia de mitigación, los beneficios sobrepasan los riesgos de la esketamina para el tratamineot de la depresión que no ha respondido a otros tratamientos. Como todo nuevo tratamiento, mientras los fabricantes hacen que este producto esté disponible el monitoreo será importante para asegurar que los beneficios superan los costos. Las personas que viven en la miseria de padecer una depresión resistente a los tratamientos necesitan más opciones, y este fármaco debería de ayudar.

Encuentra el artículo original en The Conversation

Te interesaría:

Alarmantes niveles de depresión podrían relacionarse con medicinas comunes

Estudio revela que Facebook, Instagram y Snapchat provocan soledad y depresión