SECCIONES DENoticias

Shana Grice fue multada por denunciar acoso de su exnovio; días después la asesinó

Diego Torres Diego Torres

11 de abril de 2019, 15:21 hrs

Casi tres años después del asesinato del Shana Grice por su exnovio acosador Michael Lane, dos policías que recibieron las denuncias del constante acoso de Lane contra la víctima y no hicieron nada recibirán sanciones disciplinarias el próximo mes.

Después de una investigación de la Oficina Independiente de la Conducta Policiaca (IOPC, por sus siglas en inglés) en el Departamento de Policía de Sussex, los dos policías involucrados recibirán una sanción debido a su mala respuesta ante la denuncia de acoso de Shana Grice que, debido al pésimo trabajo de los policías, su vida acabó abruptamente tras ser asesinada por su exnovio y acosador.

El asesinato de Shana Grice ocurrió el 25 de agosto del 2016, un par de semanas después de haber terminado su relación con Michael Lane, quien, en venganza, la acosó por días antes de asesinarla.

"Pagará por lo que hizo": acosador y asesino Michael Lane

De acuerdo con el Washington Post, Grice comenzó a salir con Michael Lane en el 2015, pero después de unos meses, decidió terminar su relación para volver a salir con su exnovio Ash Cook. Lane no lo tomó bien, y decidió acosarla. Según el diario The Telegraph, Lane le dijo a un amigo suyo que Grice "pagaría por lo que hizo".

Dos días después de terminar con Lane, Grice comenzó a salir con Cook. 

El 25 de agosto del 2016, Cook la llevó a su casa en las primeras horas de la mañana a su casa.  "Comenzaba a trabajar temprano esa mañana y la dejé en su casa a las 7:00 a.m. para alistarme", dijo Cook, según recoge el Post.

Esa mañana fue la última vez que Cook la vio con vida.

Ese día, Lane la asesinó y quemó su casa con ella dentro, según Press Association.

Lane fue sentenciado a cadena perpetua en marzo del 2017.

Te interesaría:

Pensilvania: Mujer "más buscada" es arrestada tras burlarse de policías en Facebook

México: Rescatan a niño que era encadenado por sus padres como castigo