SECCIONES DENoticias

Caso de Mónica Esparza: Policías mexicanos la torturaron y violaron para inculparla; lleva seis años en la cárcel

Julieta Ruiz Julieta Ruiz

25 de abril de 2019, 17:14 hrs

Monica esparza castro
Mónica Esparza Castro. Imagen, Amnistía Internacional.

El 12 de febrero de 2013, la vida de la mexicana Mónica Esparza cambió completamente. 

Un grupo de policías municipales detuvieron la camioneta en la que viajaba en el estado de Coahuila junto a su hermano y su esposo y los acusaron de estar vinculados con el grupo delictivo de Los Zetas.

Para obligarlos confesar, los policías los torturaron las cuales incluso terminaron con la vida de su esposo.

Mónica fue violada por varios agentes, recibió descargas eléctricas en los genitales, fue asfixiada con una bolsa de plástico, sometida a intentos de ahogamiento en una tina con agua y amenazada con ser descuartizada.

Además, los policías la obligaron a presenciar la tortura de su hermano y su esposo, quien fue abusado sexualmente y murió a causa de las heridas que le ocasionaron.

La tortura de Mónica Esparza no terminó ahí

Tras haber sido abusada sexualmente por siete agentes, Mónica y sus familiares fueron trasladados a las oficinas de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón, donde fue violada otra vez y amenazada de muerte.

Después fueron enviados a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), donde su hermano y ella fueron obligados a firmar una confesión en la que se declaraban culpables por los delitos de secuestro y posesión de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército.

"El Ministerio Público de la Ciudad de México le enseñó a Mónica fotos de sus hijos y de su madre. La amenazaron con matar a todos si no confesaba que era miembro de Los Zetas, por ese motivo actualmente está encerrada", dijo Rogelio Menchaca, padre de la víctima, en entrevista para el diario mexicano El Universal.

Pero a pesar de que en 2014 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos publicó un examen que confirmaba las torturas hacia Mónica, hasta el momento no se han presentado cargos contra ninguno de los agresores y ella sigue en prisión, en el  Centro Femenil de Readaptación Social de Coatlán del Río (Cefereso 16), en Morelos.

Rogelio, por su parte, ha declarado que tanto él como otros miembros de su familia han recibido amenazas por parte de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón.

“Hace tres años, otro de mis hijos, el mayor, fue detenido por unos policías para advertirle que nos dejáramos de chingaderas, que dejáramos de buscar información al respecto y que nos fuéramos de aquí. También se molestaron porque buscamos a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Vivir en Torreón se ha vuelto algo muy complicado para nosotros”.

Hoy, Mónica tiene 33 años y lleva seis años presa. 

Te recomendamos:

La peor tortura: Hombre borracho avienta a sus hijos vivos al horno

Ocho de cada diez mujeres detenidas entre 2009 y 2016 fueron torturadas sexualmente; ONG denunciarán a México ante la ONU

Policías torturan a presunto ladrón usando a serpiente venenosa viva