SECCIONES DENoticias

"Está dictadura se va acabar": López habla por primera vez a la prensa tras sublevación

Azteca América | AP Azteca América | AP

02 de mayo de 2019, 17:04 hrs

politica
Leopoldo López se encuentra en la embajada de España con su esposa e hija y dice que espera que el gobierno venezolano respete la "inviolabilidad" de este sitio. Imagen: AP

Venezuela no había escuchado su voz tras el alzamiento, por lo que las palabras que dirigió a su país el jueves por la tarde podrían ser esperanzadoras y de gran valor simbólico para muchos.

En su primera aparición ante la prensa luego de la sublevación, el dirigente opositor Leopoldo López dijo a las afueras de la residencia del embajador de España en Caracas que el "quiebre" que se dio este martes con la rebelión militar liderado Juan Guaidó se convertirá en una "grieta más grande" que llevará al derrocamiento del gobierno de Nicolás Maduro.

López, de 48 años, reveló que previo a lo ocurrido el 30 de abril sostuvo reuniones con generales y comandantes durante su arresto domiciliario y se mostró confiado en el apoyo que tendría la oposición por parte de los militares y de los gobiernos extranjeros.

“Espero que sean semanas para el cese de la usurpación”, expresó el dirigente de Voluntad Popular al asegurar que “está dictadura se va acabar”. El político descartó que le tema al gobierno de Maduro, pero sostuvo que “no quiero volver a la cárcel. La cárcel es un infierno”.

Ordenan arrestar a Leopoldo López

Por la mañana, Maduro instó a las fuerzas armadas a mantenerse leales mientras una corte de Caracas ordenó el arresto de López. El gobierno de España se pronunció al respecto y manifestó que su residencia diplomática no tenía intención de entregar al líder opositor —quien está en calidad de “huésped” junto con su esposa e hija— y que confiaba “en que las autoridades venezolanas respetarán la inviolabilidad” del lugar.

Más temprano, organizaciones humanitarias informaron que ascendieron a cuatro los muertos durante las protestas desde la sublevación del martes y Maduro insistió en mostrar su cercanía con los militares al participar en una caminata con el alto mando y varios miles de miembros inferiores en el fuerte Tiuna, el mayor de Caracas.

"Ha llegado la hora de combatir", dijo el mandatario en un discurso que difundió la televisora estatal.

Maduro pidió a los uniformados demostrar que en Venezuela hay una fuerza armada "leal, cohesionada, unida como nunca antes" y exhortó que se detenga a los "golpistas" que participaron en la sublevación del 30 de abril.

Tras el anuncio del arresto de López, el máximo tribunal señaló en un comunicado la apertura de un proceso contra el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputado opositor Edgar Zambrano, por los delitos de traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación pública.

En la decisión se señala que Zambrano, quien acompañó a Guaidó durante el alzamiento militar, habría incurrido en la “comisión flagrante de delitos comunes”. En la sentencia se ordena a la Fiscalía General que continúe la tramitación de la causa penal y se remite el caso a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente para que determine las acciones.

El mes pasado la Constituyente retiró la inmunidad a Guaidó, quien es jefe del Congreso, y autorizó su enjuiciamiento por desacatar una orden del máximo tribunal que le prohibía salir del país.

El alzamiento del martes tuvo poca adhesión entre los integrantes de las fuerzas armadas pero fue la amenaza más seria hasta la fecha al cuestionado mandato de Maduro.

El académico Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, dijo a The Associated Press que las declaraciones del mandatario evidencian un “nivel de preocupación” y la existencia de “dudas sobre la lealtad de los sectores militares” que con su apoyo le permitieron a Maduro superar las crisis que enfrentó en su primer sexenio.

“Hay muchas dudas sobre hasta dónde (los militares) lo van acompañar y sobre lo que puede estar pasando”, indicó Alarcón y agregó que dentro de los cuarteles debe haber un debate sobre “si se mantiene una lealtad incondicional a Maduro o si se retorna a la neutralidad institucional que siempre debió haber privado en la fuerza armada”.

En los últimos años han surgido rumores sobre el descontento en los cuarteles debido a la crisis económica que golpea al país. El año pasado se reportó la detención de más de un centenar de oficiales, entre ellos algunos generales y tenientes coroneles, lo que alentó las versiones de malestar en las fuerzas armadas.

Te podría interesar:

Venezuela: Cuatro personas muertas en protestas tras llamado de Guaidó a levantamiento

Tras intento de derrocar a Maduro, Guaidó llama a tomar las calles de Venezuela