SECCIONES DENoticias

Gobierno de Trump niega ciudadanía a hija de pareja gay estadounidense

Diego Torres Diego Torres

15 de mayo de 2019, 13:08 hrs

Bajo el Gobierno del presidente Donald Trump, los padres de la comunidad LGTBQ son víctimas de un escrutinio mucho más severo, del cual los matrimonios heterosexuales está exento, a la hora de ingresar a un bebé nacido en el extranjero de manera subrogada.

Después de que Trump intentara eliminar la ciudadanía por nacimiento, el Departamento de Estado comenzó una nueva interpretación de la Ley de Inmigración y Nacionalidad desde la misma idea de la familia y el matrimonio, donde el matrimonio gay queda prácticamente sin valor en casos para dar ciudadanía a bebés de parejas del mismo sexo nacidos en el extranjero. 

El objetivo principal de Trump para eliminar la ciudadanía por nacimiento era que los hijos de migrantes indocumentados en Estados Unidos dejaran de ser ciudadanos automáticamente por nacer en el país. Ahora, el Departamento de Estado está reinterpretando la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA, por sus siglas en inglés). 

La ley estipula que un bebé nacido en el extranjero debe estar relacionado con un padre estadounidense para obtener la ciudadanía. Más adelante, el Departamento de Estado señala una condición más: “Sí el bebé no tiene una conexión biológica con un padre ciudadano estadounidense, el niño no será un ciudadano norteamericano al nacer”.

La relación biológica no es el único problema que los padres LGTBQ podrían tener en algún caso. El problema principal es el concepto de matrimonio que tiene el Gobierno de Trump.

Nacimiento de forma subrogada es lo mismo que nacer fuera del matrimonio

Según las nuevas políticas de la Administración de Trump, haber nacido desde una vía gestacional subrogada, como muchos bebés de padres LGTBQ vienen al mundo, es lo mismo que haber nacido “fuera del matrimonio” (out of wedlock).

Este hecho supone un enorme problema, pues de esta manera incluso podría llegar a impedir que un bebé nacido en un vientre subrogado pueda cruzar la frontera de Estados Unidos, ya que es más complejo que un bebé procreado de esta forma reciba la ciudadanía estadounidense.

Los niños nacidos fuera del matrimonio enfrentan más obstáculos legales. Primero se tiene que hacer exámenes de ADN para probar que hay vínculos biológicos con los padres estadounidenses; después, éstos tienen que comprobar que lo pueden mantener; y lo último, es que tienen que probar que han vivido en Estados Unidos por más de cinco años.

Por ejemplo, un caso reportado por The Daily Beast muestra los tediosos y preocupantes obstáculos legales que una pareja LGTBQ puede enfrentar al intentar dar la ciudadanía a su bebé.

La pareja en cuestión es Roee y Adiel Kiviti, quienes llevaron a su casa a su recién nacida Kessem, quien nació vía gestación subrogada en Calgary, Canadá. Al llevarla a Estados Unidos para cambiar su pasaporte canadiense por uno estadounidense y que tuviera la ciudadanía norteamericana, se enfrentaron a todos los problemas generados por la política de Trump.

El principal problema fue que Adiel, quien nació en Israel, llegó a Estados Unidos en el 2015, por lo que aún le faltó un año para poder darle la ciudadanía a su hija Kessem, pues la ley dice que los padres con niños concebidos fuera del matrimonio tienen que comprobar que han vivido cinco años en el país.

La pareja está casada y tiene una conexión biológica con su hija Kessem, pero la política de Trump le ha puesto obstáculos que sólo parecen afectar a las parejas LGTBQ.

En un tuit, Adiel Kiviti escribió: "Nos permitieron casarnos, pero después rechazaron nuestro matrimonio, diciendo que nuestros hijos nacen fuera del matrimonio por que somos una pareja del mismo sexo".

Roee, su pareja, también publicó su crítica al Departamento de Estado: "Ahora, el Departamento de Estado no nos quiere dar el pasaporte estadounidense de nuestra hija bioológica, pese a que yo y mi esposo somo ciudadanos estadounidenses, porque él no ha sido un residente de Estados Unidos por al meos cinco años. Están inventando esto como van"

Adiel dijo: “Ellos básicamente tomaron nuestro matrimonio, y dijeron ‘no significa nada, tu hijo nació fuera del matrimonio’”.

Adiel añadió: “Estuvimos ahí cuando nació, respiro por primera vez en nuestros brazos. No hay que equivocarse: Somos sus padres, sus únicos padres en su único certificado de nacimiento”.