SECCIONES DENoticias

Gracias a la corrupción, la radiación de Chernóbil llegó a México

Andrea Escobar Andrea Escobar

08 de junio de 2019, 01:12 hrs

Hace poco más de 33 años, el 26 de abril de 1986 cerca de la ciudad de Prípiat, actual Ucrania, entonces Unión Soviética, sucedió la peor catástrofe ambiental registrada en la historia:  una explosión en la planta nucleoeléctrica de Chernóbil arrojó una cantidad de materiales tóxicos y radioactivos 500 veces mayor que lo liberado por la bomba atómica de Hiroshima en 1945. 

La magnitud de la explosión desencadenó una situación de emergencia continental; la catástrofe nuclear tuvo alcances nunca antes vistos por el hombre. El material radiactivo liberado fue transportado por el viento, la tierra y el agua, penetrando los tejidos de todo a su alrededor e irrumpiendo en la cadena alimenticia, por lo que restricciones alimentarias tuvieron que ser impuestas para prevenir que la población entrara en contacto con productos contaminados. 

chernobil mexico2
La contaminación radiactiva en los territorios cercanos a la planta nuclear de Chernóbil, en Ucrania, durará más de 300,000 años. Imagen: Wikimedia Commons

La nube radioactiva viajó miles de kilómetros, llegando hasta Irlanda, cuya economía es principalmente ganadera, dejándole toneladas de alimentos varados sin posibilidad de distribución por las restricciones sobre los niveles de radiación que fueron impuestas por muchos de sus socios comerciales, entre ellos, México, a quien exporta desde los años setenta leche en polvo. 

40,000 toneladas de leche en polvo contaminada

De acuerdo con una investigación de la revista Proceso, tras el accidente de Chernóbil, la Conasupo (Compañía Nacional de Subsistencias Populares) en contubernio con el Irish Dairy Board  (Consejo Irlandés de Lácteos) adquirió a un precio muy bajo cerca de 40,000 toneladas de leche con una concentración de Cesio 137—un elemento que al ser expuesto a personas en altas concentraciones daña las células y puede producir cáncer— al menos diez veces mayor de la máxima dosis con la que puede estar en contacto una persona a lo largo de un año. 

La Conasupo fue hasta 1999 un organismo gubernamental de asistencia social que proveía alimentos de la canasta básica a precios muy bajos y distribuyó la leche contaminada entre 1987 y 1988, periodo en el cual miles de niños bebieron de ella. 

En 1997, la doctora Rocío Cárdenas, entonces jefa del Departamento de Oncología del Instituto Nacional de Pediatría (INP), en entrevista con el periódico La Jornada aseguró:  “La incidencia de cáncer infantil aumentó 300% en la década que va de 1987 a 1997, al grado que se calcula que la afectación anual es de unos 900 niños de los cuales el 30% muere”. 

Uno de estos sospechosos casos de cáncer en niños fue el de Maribel Torres Delgado, a quien sus padres alimentaron con esta leche. Maribel murió de osteosarcoma —un cáncer en los huesos— a los quince años, después de pasar sus dos últimos años de vida internada en el Hospital Infantil de México. Su padre, Teodoro Torres, habló con el sitio Infobae y relató que además de su hija había otros nueve niños internados también con cáncer; tras su muerte empezó a hablar con los familiares de los otros niños y descubrió que todos habían nacido entre 1986 y 1987 y que todos habían sido alimentado de la leche de la Conasupo; sin embargo, sus limitados recursos le impidieron dedicarse a una investigación más exhaustiva que implicaba confrontar a poderosos grupos gubernamentales y no tomó acciones legales sobre lo sucedido. Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente Carlos Salinas de Gortari, se desempeñaba como funcionario del organismo cuando la leche fue adquirida. 

Se desconoce cuántos niños se vieron afectados por el consumo de esta leche, la información está blindada. En noviembre de 1995 el Congreso mexicano armó una comisión especial para investigar ocho casos de corrupción en la Conasupo, entre ellos el de la adquisición de la leche contaminada; sin embargo, apenas once meses después la comisión cerró el caso, fue disuelta y la investigación archivada. 

Ve también:

Los teléfonos que emiten más radiación y aumentan riesgo de cáncer

Gobierno de Trump ahora va contra las regulaciones de radiación

Nube radiactiva en Rusia afectó a casi toda Europa