SECCIONES DENoticias

"Regresen de donde vinieron": la esencia de la racista agenda política de Trump

Azteca América I AP Azteca América I AP

16 de julio de 2019, 18:38 hrs

 Regresen de donde vinieron.

El tuit del domingo del presidente Donald Trump hizo más que atacar a cuatro legisladoras demócratas pertenecientes a minorías étnicas de Estados Unidos. En unas cuantas palabras, Trump resumió la esencia de su agenda: reducir el número de inmigrantes en Estados Unidos a través del temor y la fuerza.

Ese “regrésense” también estaba presente cuando calificó a los mexicanos de violadores y asesinos al hacer el anuncio de su campaña presidencial. Estuvo tras sus planes para el muro fronterizo, de las restricciones a la admisión de ciudadanos de ciertos países y de sus intentos de poner fin a las protecciones para los migrantes que llegaron de manera ilegal a Estados Unidos cuando aún eran niños. Está tras su pregunta a puertas cerradas de porqué Estados Unidos tenía que aceptar a tantos migrantes de “países de mierda”.

La retórica racista, aparentemente su estrategia de campaña hacia 2020

donald trump racista
El muro fronterizo, sus comentarios sobre los migrantes mexicanos en su campaña, el veto a países musulmanes, desde el inicio de su carrera como político Trump ha utilizado el racismo de EEUU para fortalecerse políticamente. Imagen: Reuters

Ahora está tras la medida de su gobierno de eliminar la posibilidad de asilo para los migrantes que llegan a la frontera sur del país, dando un giro al papel de Estados Unidos como un lugar seguro para inmigrantes de todo el mundo.

Las medidas severas y los comentarios racistas de Trump han causado indignación. Sin embargo, no evitaron que Trump obtuviera la victoria en las urnas en 2016 y pudo haber energizado a algunos de sus partidarios. Con otra elección el próximo año, parece que Trump está redoblando esfuerzos.

En su tuit del domingo, Trump dijo que las cuatro legisladoras demócratas —tres de las cuales nacieron en Estados Unidos— deberían “regresar y ayudar a componer los lugares totalmente malogrados y plagados de delincuentes” de donde vinieron. Agregó que estos lugares “necesitan urgentemente su ayuda”.

Sus políticas con frecuencia son tan poco diplomáticas como su discurso. Las restricciones migratorias ordenadas poco después de asumir la presidencia fueron descritas como diseñadas para mantener a “terroristas islámicos radicales” fuera de Estados Unidos. Finalmente, una versión de la medida fue ratificada en tribunales.

Su gobierno también intentó impedir que los solicitantes de asilo cruzaran la frontera entre puertos de entrada, y ha amenazado un par de veces con cerrar toda la frontera sur. También ha intentado poner fin a las protecciones para migrantes de países devastados por la guerra o desastres, y ha reducido drásticamente el número de refugiados que acepta.

Y luego llegó el anuncio del lunes, que va más allá de cualquier restricción de asilo. De acuerdo con la medida, los migrantes que crucen otro país para llegar a Estados Unidos no podrán solicitar asilo en la frontera sur. La política, si sobrevive a las impugnaciones legales, parece dirigida específicamente a las decenas de miles de familias migrantes centroamericanas que cruzan la frontera en números récord, muchas de los cuales huyen de la violencia y pobreza extrema en sus países de origen.

Trump ha pasado apuros para lidiar con la creciente crisis en la frontera. Decenas de miles de personas, la mayoría familias, cruzan cada mes en número récords. Como resultado, las instalaciones fronterizas de detención están saturadas y se ha alargado la pesada espera en todo el sistema inmigratorio. Los migrantes están hacinados durante semanas en estaciones fétidas y sucias que no tienen la capacidad para albergar a personas más de algunos días. Los niños que deben ser colocados en albergues operados por el gobierno con escuela, atención médica y juguetes, son detenidos durante semanas en dichas instalaciones. Las enfermedades no están controladas. Niños han muerto.

Agentes fronterizos, piezas clave de la estrategia antiinmigrante

Los agentes fronterizos también increpan: 62 empleados y ocho exempleados son investigados por publicaciones ofensivas hechas en un grupo secreto de Facebook en las que se burlaban de migrantes y legisladores, incluida la representa Alexandria Ocasio-Cortez, una de las atacadas recientemente por Trump.

Aunque los republicanos dicen que los demócratas se tardaron demasiado en lidiar con la crisis que surgía en la frontera, el mismo Trump se obsesionó con su muro fronterizo y forzó el cierre de gobierno más largo en la historia por el tema, antes de dar marcha atrás al decir que podía encontrar el dinero para el muro en otra parte. Incluso cuando habla sobre la crisis humanitaria, tiende a hacerlo a través del lente del migrante delincuente.

“Los demócratas se están engañando (realmente no lo creen) si dicen que puede detener el crimen, las drogas, el tráfico humano y las caravanas sin un muro o barrera de acero. Dejen de jugar y den a Estados Unidos la seguridad que se merece. Una crisis humanitaria", tuiteó en enero.

En referencia a las caravanas de migrantes, dijo que “muchos eran criminales”.

Cuando defendió sus tuits contra las congresistas, Trump dijo que “¡No hay un sólo hueso racista en mi cuerpo!”. Trump prácticamente no mencionó el asilo durante los extensos comentarios del martes a la prensa. En lugar de eso, se enfocó en el tema de inmigración y mencionó cómo México había reforzado sus tareas para detener a la gente antes de llegar a Estados Unidos y admiró la severidad de sus leyes.

“Esas leyes” —dijo— “dicen que puedes decirle a una persona: ‘Lo siento, no puedes venir. Vete’”.

Ve también:

Trump tiene una mente y corazón racista: Alexandria Ocasio-Cortez

Trump responde a indignación por tuits sobre Ilhan Omar y otras demócratas con más comentarios racistas

Trump aprueba medida para eliminar derecho a solicitar asilo a gran mayoría de centroamericanos