SECCIONES DENoticias

El acoso a Lydia Cacho no termina: dos hombres saquean su casa y matan a sus mascotas

Andrea Escobar Andrea Escobar

22 de julio de 2019, 21:43 hrs

El domicilio de la periodista Lydia Cacho, en Puerto Morelos, Quintana Roo, fue allanado este domingo por dos hombres que mataron a sus perras y le robaron material de trabajo como, una computadora portátil, cámaras fotográficas, tarjetas de memoria, grabadoras de audio y discos duros. 

De acuerdo con una denuncia realizada por Artículo 19, organización defensora de derechos de libertad de expresión y acceso a la información, el material sustraído por los asaltantes es “material periodístico altamente sensible”, pero a través de su cuenta de Twitter, la periodista informó que todo lo tiene respaldado en el extranjero: “Gracias por su solidaridad. Mis investigaciones periodísticas están seguras fuera del país; se llevaron copias, la verdad nadie se la roba.” escribió.

Además del robo, los delincuentes dieron un claro mensaje intimatorio para Cacho, rompieron su ropa interior y destrozaron fotos familiares. De acuerdo con expertos en seguridad, todo indica que iban por ella, pero no se encontraba en casa a la hora del allanamiento. 

Casi catorce años de hostigamiento

Siete meses después de la publicación de su libro Los demonios del Edén en 2005 —una investigación periodística en la que denunció la participación de importantes figuras políticas de México en una red de corrupción y explotación sexual infantil— Cacho fue detenida arbitrariamente en Quintana Roo y trasladada a Puebla por órdenes del entonces gobernador, Mario Marín. De acuerdo con El País, su traslado fue “en una camioneta hasta el Estado de Puebla en un trayecto de 20 horas donde no se le permitió comer ni comunicarse con nadie. En el camino fue víctima de tortura psicológica y de tocamientos, además de amenazas de muerte.”  La periodista fue liberada en Puebla después de pagar una fianza de 70,000 pesos (3,671 dólares).

Poco después de su detención, medios de comunicación divulgaron la grabación de una llamada entre el empresario Kamel Nacif Borge, radicado en Puebla e implicado en la denuncia de pederastia, con el gobernador Mario Marín. La llamada reveló la conspiración de la que la periodista fue víctima, en ella se escucha a Nacif felicitar a Marín por la detención a lo que él responde: "Ya ayer le acabé de dar un pinche coscorrón a esta vieja cabrona. Le dije que aquí en Puebla se respeta la ley y no hay impunidad". 

El Gobierno Mexicano no se hizo responsable de los hechos sino hasta enero de este año, cuando ofreció una disculpa oficial a Cacho por la violación de sus derechos, en respuesta, la periodista dijo: “Acepto esta disculpa y exijo que cumplan con todas las víctimas, absolutamente todas a las que hoy represento, y a quienes daré voz hasta que la vida me alcance”.

Ve también:

México: Trece años después, Gobierno se disculpa públicamente con Lydia Cacho, periodista torturada por investigar red de pederastia

ONU condena a Estado mexicano por caso de la periodista Lydia Cacho