SECCIONES DENoticias

Investigaciones revelan que ni los videojuegos ni las enfermedades mentales son la causa de los tiroteos masivos

Diego Torres Diego Torres

06 de agosto de 2019, 12:49 hrs

ap
Personas visitan un altar improvisado el lunes 5 de agosto de 2019, en el lugar de una masacre en un centro comercial de El Paso, Texas. Imagen: AP

Después de los tiroteos del fin de semana que provocaron una cifra de muertos de 31 en 13 horas, el presidente Donald Trump se dirigió al público mundial en el que, si bien condenó el racismo y el supremacismo blanco, también culpó a los videojuegos y salud mental como motivación para cometer los asesinatos. Sin embargo, investigadores nunca han encontrado una relación directa causal entre los videojuegos y enfermedades mentales con los autores de tiroteos.

Como una forma para evitar hablar sobre el problema de un mayor control de las armas, el presidente Trump dijo: “Salud mental y el odio jalaron el gatillo, no la pistola”.

De acuerdo con estudios, algunos autores de tiroteos tienen un historial de enfermedades de salud mental como esquizofrenia, pero también hay muchos que no tienen ninguna enfermedad mental diagnosticable. Por esta razón, los investigadores de comportamiento han señalado otros factores que predominan sobre la salud mental en el caso de tiradores potenciales, tales como un “sentimiento de resentimiento, deseo de infamia, violencia doméstica, narcisismo y acceso a armas de fuego”, según reporta The Washington Post.

Jeffrey Swanson, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento de la Universidad Duke de Medicina, explicó que “el hecho que una persona vaya y masacre a un montón de extraños no es un acto realizado por una mente sana, pero eso no significa que tenga una enfermedad mental”.

Varios estudios de los últimos años han mostrado que sólo hasta el 25% de los agresores de tiroteos masivos han sido diagnosticados con una enfermedad mental. Por ejemplo, en el 2018, un reporte del FBI señaló que el 25% de 63 tiradores estaban diagnosticados con una enfermedad mental. En el 2015, un estudio examinó a 226 hombres que intentaron o cometieron un tiroteo, y de ellos se encontró que el 22% podían ser considerados enfermos mentales. De esta cifra se puede encontrar, someramente, que las enfermedades mentales no son un factor predominante al analizar las causas de que un agresor inicie una matanza.

Además del tema sobre la relación de la salud mental con los autores de tiroteos, otra causa también se adjudica: los video juegos.

Investigaciones también han mostrado que los videojuegos no tienen ninguna relación directa como motivación para cometer crímenes masivos.

Incluso menos que la salud mental, un reporte del 2004 demostró que sólo el 12% de tres docenas de perpetradores mostraron un interés con video juegos violento. No obstante, esta falsa relación ente juegos de video y asesinatos en masa por tiroteo continúa, y lo peor es que es perpetuada por personas en el poder con la capacidad de hacer algo para frenar los tiroteos masivos.

Jonathan Mtzl, director del Centro para la Medicina, Salud y Sociedad de la Universidad de Vanderbilt, dijo que “cuando políticos como el presidente Trump siguen con esta misma narrativa, para mí, es la cúspide de la irresponsabilidad, porque están perpetuando la falsedad”.

Además de Trump, el líder de la minoría (republicana) en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, se unió a la narrativa de Trump sobre que los video juegos y las enfermedades mentales son las causas del aumento de los tiroteos masivos en Estados Unidos.