SECCIONES DENoticias

Niños pierden a sus padres durante el caos de la redada masiva en Misisipi

Azteca América Azteca América

08 de agosto de 2019, 21:54 hrs

menores
Más de 150 estudiantes faltaron a clases el jueves, incluidos varios en Morton, donde aproximadamente 30% de los estudiantes son latinos. Imagen: AP

Este miércoles 7 de agosto 680 inmigrantes fueron detenidos en una de las mayores redadas en Estados Unidos de los últimos diez años.

Casi la mitad de ellos, 270, ya fueron liberados en un hangar militar a donde fueron llevados tras las redadas, y 30 fueron puestos en libertad en las plantas, dijo Bryan Cox, vocero del Servicio de Control de Inmigración de Aduanas (ICE).

Entre los liberados había 18 menores de edad, uno de los cuales tenía apenas 14 años, comentó Jere Miles, agente especial que está a cargo de la unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional del ICE en Nueva Orleans.

Ronaldo Tomas, quien se identificó como un empleado en otra empresa en el pueblo que no fue allanado por las autoridades, dijo que los niños estaban asustados. Tomas contó que tiene un primo con dos hijos que fue detenido en una de las redadas.

Gabriela Rosales, residente desde hace seis años de Morton que conoce a algunos de los detenidos, dijo que comprendía que había un “proceso y una ley” para quienes viven en el país sin autorización. “Pero lo que hicieron es devastador”, agregó. “Fue devastador ver a todos esos niños llorando, que vieron a sus padres por última vez”.

El miércoles, unos 600 agentes de ICE ingresaron a plantas operadas por cinco compañías y establecieron un perímetro para evitar que los empleados huyeran del lugar.

El ICE no tenía mucho espacio para tener bajo custodia a los migrantes, incluso por corto tiempo, debido a que la cantidad de personas detenidas ronda cerca de máximos históricos.

Koch Foods, la empresa en donde ocurrió la redada, dijo en un comunicado el jueves que cumple con los estrictos procedimientos para garantizar que los empleados de tiempo completo cumplan los requisitos para trabajar en el país.

Más de 100 defensores de los derechos civiles, organizadores sindicales y miembros del clero de Misisipi criticaron la redada, pero el gobernador del estado Phil Bryant elogió al ICE por los arrestos y tuiteó que cualquier persona que esté en el país de manera ilegal tiene que “asumir la responsabilidad de esa violación” a las leyes federales.

Estudiantes faltan a clases por miedo a ser detenidos

El superintendente del condado Scott, Tony McGee, dijo que más de 150 estudiantes faltaron a clases el jueves, incluidos varios en Morton, donde aproximadamente 30% de los estudiantes son latinos.

Las autoridades escolares tratan de persuadir a los padres para que dejen que sus hijos regresen a clases a través de llamadas telefónicas y visitas a sus casas. McGee dijo que algunos profesores que llevan tiempo trabajando en las instituciones le comentaron que el miércoles “fue, por mucho, el peor día que han pasado como educadores”

El padre Mike O’Brien, sacerdote de la iglesia católica Sagrado Corazón de Jesús en Canton, dijo que esperó afuera de la planta de Peco Foods hasta las 4 de la madrugada del jueves a los trabajadores que regresaban en autobús. O’Brien dijo que visitó a varios feligreses cuyos parientes fueron arrestados. Dijo que también llevó a casa a otra persona que se escondió de las autoridades al interior de la planta.

“Todas las personas tienen miedo”, dijo. “Sus puertas estaban cerradas con llave y no abrían a nadie”.

Los niños cuyos padres fueron detenidos son atendidos por otros familiares y amigos, dijo O’Brien.

“De esa forma se defienden y se cuidan entre ellos”, agregó.

El Departamento de Servicios de Protección Infantil de Misisipi dijo que está investigando si algún niño inmigrante necesita tutores mientras sus padres están en detención, dijo la portavoz Lea Ann Brandon.

Te podría interesar:

ICE arresta a 680 trabajadores inmigrantes en plantas agrícolas de Misisipi

El Paso, la cuna de la cultura mexicano-estadounidense que ha sido marcada por la tragedia