SECCIONES DENoticias

Redadas migratorias en Misisipi generarán pérdidas económicas durante varios años

Azteca América | AP Azteca América | AP

09 de agosto de 2019, 16:38 hrs

redada
El propietario de una tienda que da servicio a trabajadores hispanos de las plantas teme tener que cerrar su negocio debido a que después de la redada casi nadie visita su local. Imagen: AP

Las consecuencias de la mayor redada migratoria en Estados Unidos en al menos una década probablemente duren años en seis pequeños pueblos de Misisipi que albergan plantas avícolas.

El propietario de una tienda que da servicio a trabajadores hispanos de las plantas teme tener que cerrar. Un superintendente escolar intenta recuperar la confianza de la comunidad hispanohablante. Y la directora general de un banco local dice que los efectos probablemente afecten a todos los comercios en su pueblo.

Más de 100 defensores de los derechos civiles, organizadores sindicales y miembros del clero de Misisipi criticaron la redada, pero el gobernador del estado Phil Bryant elogió a las autoridades migratorias federales por los arrestos y tuiteó que cualquier persona que esté en el país de manera ilegal tiene que “asumir la responsabilidad de esa violación” a las leyes federales.

Funcionarios informaron que, en un inicio, 680 personas fueron detenidas durante el operativo del miércoles. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) liberó a más de 300 de ellos para la madrugada del jueves, con notificaciones para comparecer ante los jueces de migración, indicó el vocero del ICE, Bryan Cox.

Juan García y su esposa son propietarios de Hondumex, una tienda de alimentos y restaurante que atiende a hispanos en el centro de Morton, un pequeño pueblo de unos 3,000 habitantes a unos 65 kilómetros (40 millas) al oriente de Jackson, la capital. Las ventas han estado fatales desde la redada, dijo García el jueves, rodeado de bananos, panes y carne trozada. García dijo que incluso los liberados pasarán problemas antes de ir a la corte.

“Todos los trabajadores, las personas que fueron llevadas, no podrán gastar dinero”, dijo García. “No podrán trabajar en la planta”.

Algunos comerciantes están pensando cerrar sus negocios

García dijo que muchos empleados en dos de las plantas donde hubo redadas —Koch Foods y PH Foods— han comprado casas y se pregunta si podrán mantenerse al día con el pago de sus hipotecas. García dijo que él y su esposa también compraron un restaurante en el cercano Filadelfia, Misisipi, y que probablemente cierre la tienda en Morton.

“Pensaba en cerrar mi propio negocio”, dijo García. “No creo que seamos capaces de quedarnos aquí”.

Martha Rogers, presidenta y directora general del Bank of Morton, también expresó preocupación por la economía local. Rogers dijo que muchos resientes hispanohablantes son clientes del banco.

“Todos los negocios en el pueblo se verán afectados”, dijo Rogers, cuya familia ha tenido una participación mayor en el pequeño banco desde la década de 1950.

El superintendente del condado Scott, Tony McGee, dijo que más de 150 estudiantes faltaron a clases el jueves en el distrito escolar de 4,100 alumnos en Morton, donde aproximadamente 30% son latinos.

Los padres dicen que tienen miedo de que sus hijos regresen a clases, dijo McGee. Las autoridades escolares tratan de persuadir a los padres para que dejen que sus hijos regresen a clases a través de llamadas telefónicas y visitas a sus casas.

Te podría interesar:

Inmigrantes de Misisipi se encierran en sus casas tras redadas masivas de ICE

Niños pierden a sus padres durante el caos de la redada masiva en Misisipi