SECCIONES DENoticias

Las mujeres mexicanas están enojadas por las violaciones, asesinatos y negligencia gubernamental, y quieren que el mundo lo sepa

The Conversation vía AP The Conversation vía AP

22 de agosto de 2019, 20:47 hrs

protestas mujeres ciudad de méxico
protestas mujeres ciudad de méxico

Escrito para The Conversation por Luis Gómez Romero y María de la Macarena Iribarne González, de la Universidad de Wollongong. Traducido por Andrea Escobar Fernández

Portando paliacetes verdes y arrojando a la policía diamantina rosa, mujeres mexicanas protagonizaron una furiosa protesta el 16 de agosto en la Ciudad de México tras la noticia que una adolescente de 17 años fue violada por cuatro elementos de la policía a principios de mes

Las autoridades han dado señales contradictorias sobre las investigaciones en curso y la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, disparó furia entre feministas cuando dijo que no habría “no habrá impunidad pero tampoco fabricación de culpables”. 

La presunta violación ha tocado fibras sensibles en México donde las mujeres se enfrentan a un índice extremadamente alto de violencia y acoso. 

Otra violación a una adolescente por parte de un policía fue reportada días antes de la protesta que reunió aproximadamente a 2,000 personas e incluyó actos violentos como daños a propiedades y homenajes devastadores a las niñas y mujeres desaparecidas en México

Con 1,812 mujeres asesinadas entre enero y julio de este año, un promedio de diez al día. México es el segundo país más peligroso para las mujeres en America Latina, después de Brasil, de acuerdo con las Naciones Unidas. Más de 200 mujeres mexicanas han sido secuestradas hasta el momento en lo que va del año. 

Entérate: Feminicidios 2019: En México asesinan a diez mujeres al día

Sin embargo, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador —quien fue electo el año pasado por una amplia mayoría, con una agenda de género progresista y promesas de “transformar” a México— no ha cumplido sus promesas de expandir los derechos de las mujeres. Y al contrario, su administración ha dado pasos atrás en algunas de las políticas federales diseñadas para proteger y empoderar a las mujeres mexicanas. 

La mujer en el espacio laboral

Bajo las medidas de austeridad diseñadas para reducir el gasto público el Gobierno mexicano terminó en febrero un programa internacionalmente ovacionado de guarderías infantiles que permitían a familias de bajos recursos inscribir a sus hijos en estancias subsidiadas por el Estado cercanas a su hogar o lugar de trabajo. 

En lugar de pagar subsidios a esta red de guarderías infantiles privadas, el Gobierno mexicano ahora entrega cheques por un monto aproximado de 80 dólares por niño cada dos meses directamente a las familias que eran beneficiadas por el programa. Así, cada una ahora puede decidir si mandar a sus hijos a una guardería o pagar a “una hermana, a una tía, a una abuelita” para que cuide de ellos dijo López Obrador en una conferencia de prensa en febrero. 

La sugerencia de que sean familiares mujeres quienes se hagan cargo del cuidado de los niños de México indignó a grupos de mujeres y organizaciones por los derechos humanos en México

En un comunicado conjunto, 17 grupos de la sociedad civil dijeron que la nueva política “fortalecería estereotipos de género” y “promovería la discriminación y la desigualdad de género”.  También recuerda al presidente que las mujeres se encargan del 70% del trabajo doméstico en México y que las abuelas ya se hacen cargo de más del 50% de los niños de hasta seis años que no son cuidados por sus padres o madres. 

La red de estancias infantiles subsidiadas —que ha cuidado a más de 2 millones de niños desde su fundación en 2007— había sido exitosa en permitir que más mujeres trabajaran fuera del hogar. 

De acuerdo con una evaluación de gobierno de 2017, las guarderías habían ayudado a 1,825,394 padres y madres con el cuidado de sus hijos por 34 horas a la semana en la última década. Un porcentaje significativo de las comunidades beneficiadas por las guarderías viven en pobreza extrema o son predominantemente indígenas, de acuerdo con ONU Mujeres. 

 Madres que utilizaron el beneficio subsidiado eran 18% más propensas a tener un empleo entre 2007 y 2017 comparado con aquellas que no lo hicieron, de acuerdo con una evaluación gubernamental del programa. 

Aún así, México sigue teniendo el segundo lugar más bajo de participación de mujeres en el sector laboral entre los países desarrollados, detrás de Turquía. Sólo cuatro de cada diez mujeres son empleadas fuera del hogar. 

Recorte presupuestal a los albergues de mujeres

El gobierno mexicano decepcionó una vez más a las feministas cuando anunció en marzo que también recortaría el presupuesto asignado para los albergues de mujeres y en su lugar, daría el dinero directamente a las víctimas de violencia doméstica. 

Alrededor del mundo, las mujeres son más vulnerables a ser asesinadas por su pareja masculina y pueden estar en peligro incluso dentro de sus hogares, convirtiendo a los albergues en santuarios vitales. 

En México, el número de mujeres apuñaladas o estranguladas en casa se elevó el 54% entre 2012 y 2016. En marzo 2019, el mismo mes en el que se anunciaron los recortes presupuestales, la policía mexicana recibió 56,590 reportes de violencia doméstica; un aumento del 16% en comparación a febrero 2019. 

 El plan de dejar de financiar los albergues para mujeres recibió una reacción inmediata y feroz. Defensores de víctimas de violencia doméstica advirtieron que el recorte al presupuesto para los albergues expondría a mujeres y niños a aún más peligros. 

El descontento generalizado obligó a López Obrador a retractarse. 

“Los albergues de mujeres se quedarán” dijo el 7 de marzo, anunciando un nuevo plan para expandir el rol del Gobierno mexicano en la “protección, atención, castigo y erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas”. 

No obstante, los albergues sí sufrieron recortes a su presupuesto bajo las medidas de austeridad gubernamental. Nuevos reportes en junio revelaron que el 29% de los 81 albergues subsidiados en México no recibieron fondos federales en absoluto durante el primer semestre del año.  

Los derechos de las mujeres “no son una prioridad”

López Obrador, un izquierdista incendiario que ganó la presidencia mexicana por un amplio margen, mantiene su popularidad tras ocho meses de su mandato de seis años. 

Para calmar las críticas de su poco interés en las mujeres, su administración anunció en mayo la ejecución en México de un programa lanzado por la Unión Europea (UE) y las Naciones Unidas para eliminar la violencia hacia las mujeres. 

La inversión de siete millones de euros (7.7 millones de dólares) se llama la Iniciativa Spotlight (Spotlight Initiative). Se enfocará en tres estados mexicanos con altos índices de violencia contra la mujer: Estado de México, Chihuahua y Guerrero

Las metas del programa de la UE es diseñar espacios públicos que sean seguros para las mujeres, les faciliten el acceso a la justicia y servicios de protección y “cambiar fundamentalmente la percepción de la mujer dentro de su familia y la sociedad”.

Un vocero de UE dijo al diario español El País que López Obrador inicialmente rechazó la iniciativa porque el género “no era una prioridad” para su gobierno. 

Después de la marcha del Día de la Mujer en marzo, López Obrador defendió las acciones de su gobierno a los temas de mujeres. 

“Es nuestra principal preocupación: garantizar la seguridad de hombres y mujeres” dijo. 

El presidente también criticó a manifestantes por intervenir un famoso monumento con frases feministas. Pidió a las mujeres mexicanas protestar en una “forma responsable, sin violencia” y “proteger el patrimonio cultural y artístico de México”. 

Ésta es una versión actualizada de un artículo publicado originalmente el 10 de julio de 2019.

Encuentra el artículo original en The Conversation