SECCIONES DENoticias

CIA sacó de Rusia a espía de alto rango en 2017 por temor a que Trump lo pusiera en riesgo

Azteca América Azteca América

10 de septiembre de 2019, 08:25 hrs

reuters
El presidente de Estados Unidos Donald Trump (derecha) junto con el presidente ruso Vladimir Putin durante una cumbre. Imagen: Reuters

Meses después de que Donald Trump llegara a la Oficina Oval en el 2017 tras ganar las elecciones en el 2016, la CIA retiró de Rusia a un espía del más alto rango que operó durante décadas en el país, después de considerar que su seguridad estaba en riesgo.

De acuerdo con un reportaje del New York Times y de la cadena CNN, el agente extraído fue la principal fuente de la agencia que señaló que el presidente ruso Vladimir Putin estuvo involucrado directamente con la injerencia rusa en las elecciones del 2016. En el 2017, la comunidad de inteligencia de Estados Unidos publicó un reporte en que se determina que Putin ordenó la interferencia en las elecciones del 2016 que beneficiaron a Trump.

Este martes, el Kremlin confirmó que un exfuncionario ruso identificado como agente de la CIA sí trabajó en la Administración de Putin, pero que no tenía un acceso directo al presidente ruso.

Las fuentes de CNN, al contrario de la respuesta del Kremlin, señalan que el espía sí tenía acceso a Putin y que incluso podía dar imágenes de los documentos sobre el escritorio del presidente ruso. The New York Times, por su parte, indicó que el espía, que comenzó desde puestos medios, logró elevarse hasta tener “acceso al nivel más alto del Kremlin”.

El agente encubierto había estado dando información por más de una década, en la que había declinado ser extraído como espía en esos años, hasta el 2017, cuando se temió por su seguridad. Esto, según el Times, fue el “final de la carrera de una de las fuentes más importantes de la CIA”.

El diario neoyorquino dijo que, después de más de un año de haber sido extraído de su posición en Rusia, el agente de la CIA aún permanece en peligro, y señaló como ejemplo los intentos de asesinato contra el exespía Sergei V. Skripal.

Si bien el agente de la CIA no se encontraba dentro del círculo íntimo de Putin, sí tenía acceso a los altos niveles del Gobierno y a la toma de decisiones de la Administración, lo que le daba su estatus de una de las fuentes más importantes de la agencia de inteligencia.

Incluso antes de que Trump se convirtiera en presidente, la agencia había mostrado signos de temor por la seguridad del agente, e intentó sacarlo cuando Obama todavía estaba en la Casa Blanca. 

Sin embargo, la situación empeoró cuando el presidente Donald Trump llegó a la presidencia, pues, según CNN, la manera en que Trump estaba manejando la información clasificada podía poner en peligro a los espías.

Por ejemplo, las reuniones privadas que tuvo Trump con Putin en el 2017 durante la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania, donde el mandatario estadounidense confiscó las notas del intérprete de la reunión; y por otra parte, que Trump presuntamente discutió información de inteligencia clasificada con Rusia.

Te interesaría:

Sospechosos rusos niegan haber envenenado a exespía Sergei Skripal

Mueller dice que, si hubiera estado seguro de que Trump no cometió un delito, lo habría dicho en reporte