SECCIONES DENoticias

El misterioso caso de una niña perdida a los cuatro años; 20 años después se reencuentra con su familia gracias a su novio

Julieta Ruiz Julieta Ruiz

11 de septiembre de 2019, 15:29 hrs

Yulia Gorina tenía solo cuatro años cuando viajaba en un tren junto a su padre desde la capital bielorrusa Minsk hasta la ciudad de Osipóvichi, en Bielorrusia; sin embargo, la menor no regresaría a casa con él ese día de octubre de 1999.

Según han informado medios internacionales, durante el recorrido en tren el padre de la menor se quedó dormido y, cuando abrió los ojos, descubrió que Yulia ya no estaba con él.

"Tomamos cada tren ida y vuelta, preguntando a los pasajeros si habían visto a Yulia, revisamos tiendas, pasillos, casas abandonadas, todo. Era una tortura vivir con el dolor en el corazón de no saber qué le pasó a nuestra hija", recordó la madre.

Sin embargo, con el paso de los años tuvieron que mudarse y las oportunidades de hallar a Yulia eran cada vez menores. 

Pero recientemente, 20 años después de los hechos, Yulia se pudo reunir con su familia, y todo gracias a su novio. Sin embargo, para ella todo seguía siendo un misterio.

¿Qué pasó con Yulia durante 20 años?

Según el testimonio de sus padres, tras notar la ausencia de su hija, el hombre se dirigió a la policía para presentar una denuncia por su desaparición, por lo que durante años fue buscada en Bielorrusia sin éxito. Incluso, los propios padres fueron investigados como posibles sospechosos de la desaparición de la niña.

Poco se sabe sobre lo que pasó con Yulia durante las primeras horas tras su desaparición, pero se sabe que fue secuestrada por una pareja que la llevó a Rusia.

Por su parte, los padres adoptivos de Yulia mencionaron que la menor solamente les contó que recordaba a unas personas que la trasladaron por diversas casas y que la obligaban a pedir limosna.

Poco después un policía la encontró sola en una estación de tren de Riazán, una ciudad rusa a casi 900 kilómetros de Asipóvichy, la ciudad donde se le perdió el rastro. Fue llevada a un orfanato y seis meses después, adoptada por Irina y Oleg Gorin.

A lo largo de los años, Yulia siempre conoció su historia y nunca abandonó la esperanza de saber qué había pasado con ella. "Siempre estaba buscando datos de mi familia, tratando de encontrar alguna pista, pero nada”, aseguró.

Entonces la pareja de Yulia decidió ayudarle con su búsqueda, y fue así como llegó con un artículo de 2017 donde su madre aseguraba que su hija estaba viva. 

"Me pongo a leerlo y comienzo a entender cuántas coincidencias había y se me empiezan a caer las lágrimas", afirmó Yulia a medios locales,

Fue así como la joven se puso en contacto con la policía de Bielorrusia y, una semana después, logró reencontrarse con sus padres.

Un examen de ADN despejó las escasas dudas y el esperado reencuentro se produjo en Misk. "Ni siquiera podíamos hablar, solo llorábamos y nos abrazamos. Hizo que me siente en su regazo como si fuese una niña", contó Yulia.

Te recomendamos:

China: Este padre se hizo taxista para buscar a su hija perdida 24 años atrás

Caso de Madeleine McCann se acerca a un triste desenlace